El Parlamento de Turquía autoriza que las diputadas puedan llevar pantalones
El primer ministro Erdogan, en el Parlamento turco - afp

El Parlamento de Turquía autoriza que las diputadas puedan llevar pantalones

La medida, aprobada ya el pasado marzo, cuenta con el respaldo de todos los grupos políticos. El AKP la vincula a su campaña para permitir el uso del velo

Actualizado:

El Parlamento turco ha aprobado eliminar la normativa que prohibía a las diputadas llevar pantalones en el hemiciclo. Aunque la medida ya había sido acordada el pasado marzo, ayer se produjo el cambio definitivo en la legislación que, hasta fecha muy reciente, estipulaba de forma estricta la vestimenta de los parlamentarios, especialmente de las mujeres.

En concreto, el artículo 56 de la regulación interna del parlamento rezaba: «Las damas deben vestir un ‘tailleur’», un tipo de traje que combina chaqueta y falda. Ahora, la modificación establece que «las mujeres deberán llevar chaqueta y falda o chaqueta y pantalones».

La impulsora de esta liberalización ha sido la diputada Safak Pavey, del Partido Republicano Popular (CHP), que tiene dos parlamentarios con minusvalías. Dado que el restrictivo código de vestuario establecía que las parlamentarias debían vestir con chaqueta y falda, Pavey inició una campaña, indicando que no se sentía cómoda enseñando su pierna artificial, y exigiendo el derecho a llevarla cubierta. La iniciativa incluyó la desobediencia directa, y Pavey comenzó a vestir pantalones, sin que nadie se atreviese a multarla.

La campaña no tardó en ganarse las simpatías de varios diputados del partido islamista en el gobierno, el AKP, que la vincularon con su propia lucha por la autorización del uso del velo en el parlamento. A finales de octubre, por primera vez cuatro diputadas acudieron al parlamento con la cabeza cubierta por un velo, con la aprobación expresa del gobierno, lo que gran parte de la oposición percibió como un ataque a los fundamentos secularistas del estado.

Consenso parlamentario

Pero, a diferencia de aquella prenda, la propuesta de permitir la utilización de pantalones no ha encontrado resistencia entre ninguno de los grupos políticos del hemiciclo. Durante la propia votación, de hecho, dos parlamentarias -las kurdas Leyla Zana y Sabahat Tuncel, del partido BDP- se han presentado ya en pantalón.

Sin embargo, la propia Pavey se ha distanciado de los intentos de asociar su campaña con la de los islamistas. «Hablo como diputada a la que le fue prohibido llevar pantalones por otro diputado masculino en el Parlamento. Hablo como persona cuya pierna inexistente ha sido convertida en un asunto político por hombres. Y creo que es el momento de que las diputadas de escaparate del AKP que llevan velo les devuelvan sus votos a sus legítimos propietarios», aseguró Pavey en un duro discurso en el Parlamento el pasado 31 de octubre. “He leído los discursos de las diputadas que llevan velo antes de llegar, y no he encontrado ni una sola palabra por su parte hacia las libertades de otros”, afirmó .

Pavey afirmó también tener«una gran preocupación por el futuro del secularismo» en Turquía. «La relación entre el velo y la libertad es como el filo de un cuchillo. Por un lado representa la libertad de creencia; por otro, representa la presión de la creencia. Mientras muchas mujeres llevan velo por sus creencias, algunas chicas jóvenes son forzadas a llevarlo por poderes familiares que las controlan», comentó.