¿Es China realmente el mejor país para un expatriado?
La contaminación por el crecimiento económico asfixia a las ciudades chinas - pablo m. diez
ENCUESTA DEL HSBC

¿Es China realmente el mejor país para un expatriado?

A pesar de la contaminación y los escándalos alimentarios, los extranjeros eligen China para trabajar por sus mejores salarios

Actualizado:

Por delante de Alemania, Singapur, Australia o Canadá, China se ha erigido este año como el mejor país para un extranjero. Así lo asegura una encuesta del banco HSBC que ha entrevistado a 7.000 expatriados de 37 países y les ha preguntado por su calidad de vida según criterios económicos, sociales y familiares.

A la vista de su elección, el principal motivo parece ser el monetario, ya que los expatriados en Asia ganaron el año pasado una media de 74.000 dólares (58.822 euros), mientras que en otros lugares del mundo se quedaron en 64.000 dólares (47.416 euros). Espoleada por el frenético crecimiento económico de China, elevada a la panacea de los negocios en estos tiempos de crisis, Asia atrae a cada vez más extranjeros. De hecho, siete de cada diez expatriados reconocieron haberse mudado a China porque les ofrecía mejores oportunidades de trabajo.

Aunque estas motivaciones resultan evidentes por el dinamismo y tamaño del mercado chino, lo sorprendente de la encuesta del HSBC es que China también salga elegida en otros aspectos relacionados con la calidad de vida como la alimentación, el transporte, el alojamiento, el tiempo o la falta de libertades que impone el autoritario régimen de Pekín, que en realidad al extranjero sólo le afecta por la censura de la Prensa e internet. Unos criterios que difícilmente encajan con la contaminación que sufren las ciudades chinas, cubiertas por una espesa niebla que oculta el sol y dispara los casos de cáncer, ni con los atascos que embotellan sus avenidas a todas horas. Por no hablar de las avalanchas humanas que inundan los principales destinos turísticos durante las vacaciones y colapsan las autopistas, estaciones de tren y aeropuertos. Además de pagar precios desorbitados por sus apartamentos, que llegan hasta los 7.000 euros mensuales en pisos de lujo, los extranjeros – y también los chinos adinerados – gastan cada vez más en productos importados debido a los frecuentes escándalos alimentarios que sacuden al país y hacen desconfiar de todo lo que uno coma y beba en un restaurante o compre en un supermercado.

Carencias en educación, salud y ocio

A pesar de todo ello, China ha subido del séptimo puesto que ocupó en 2012 en una encuesta similar del HSBC basada únicamente en criterios económicos a la primera posición en la clasificación de este año, que tiene en cuenta otros factores generales. En términos puramente monetarios, sólo Suiza supera a China como país donde un extranjero puede ganar más dinero. Además, otros lugares más desarrollados, como Hong Kong, Singapur, Alemania o Francia, siguen por delante de China en aspectos esenciales como la educación y cuidado de los niños, la salud, el ocio y la oferta cultural.

Lastrada por la crisis, que ha debilitado el interés de los extranjeros por el aumento del paro, el estancamiento del consumo y la caída de los sueldos, España aparece en el vigésimo puesto en esta lista de 24 países.