Cinco muertos al incendiarse un coche que embistió a la multitud en Tiananmen
Imagen del coche incendiado en la plaza de Tiananmen - twitter
china

Cinco muertos al incendiarse un coche que embistió a la multitud en Tiananmen

Por el simbolismo del lugar, podría tratarse de un atentado, una protesta de «peticionarios» o una inmolación tibetana o de «Falun Gong»

Actualizado:

Un extraño incidente ha sacudido este lunes la plaza pequinesa de Tiananmen. Según informó la agencia estatal Xinhua, cinco personas han muerto al arder un coche que embistió a la multitud de turistas que se congregaban bajo el retrato de Mao, justo en la entrada sur a la Ciudad Prohibida de Pekín. Entre los fallecidos figuran el conductor y dos pasajeros del vehículo, un Jeep así como una turista filipina. A tenor del “Diario Metrópolis del Sur”, uno de los fallecidos es un extranjero. Además, hay 38 heridos, entre los que se cuentan tres turistas filipinos y uno japonés.

Tanto el lugar, auténtico símbolo político de China, como las oscuras circunstancias del incidente hacen pensar que se trate de un atentado o una forma de protesta más que de un accidente de circulación, ya que el tráfico está limitado a 40 kilómetros en ese tramo de la avenida Chang´an, que recorre la ciudad de este a oeste.

Tras el incidente, que ocurrió al mediodía (por la mañana, hora peninsular española), por las redes sociales chinas empezaron a circular imágenes tomadas por los turistas de un coche ardiendo justo debajo del retrato del “Gran Timonel”. Poco después, Xinhua informó con una lacónica frase de la muerte de tres personas, el conductor y dos pasajeros del vehículo, al incendiarse el coche con el que al parecer habrían embestido contra los turistas en tan emblemático lugar. Al parecer, entre los heridos habría turistas y policías.

Bajo un amplio despliegue de seguridad, la Policía ha cortado el acceso peatonal a dicha entrada a la Ciudad Prohibida y a la plaza de Tiananmen. Tal y como pudo comprobar este corresponsal, un biombo ha sido colocado para ocultar los daños causados en una de las pasarelas justo bajo el retrato de Mao, que no se ha visto afectado.

Posible atentado suicida

A la espera de que las autoridades chinas arrojen luz sobre este incidente, tan solo cabe especular con varias hipótesis. Como la teoría del accidente de tráfico es la menos probable, podría tratarse de una protesta suicida llevada a cabo por “peticionarios”, como se conoce en China a los agraviados por las injusticias sociales que, desesperados, eligen tan drástica forma de manifestarse. En julio, un paralítico hizo estallar un pequeño explosivo en el aeropuerto de Pekín para protestar contra la paliza que unos guardias de seguridad le habían propinado. Y, en junio, 47 personas murieron en el incendio provocado de un autobús en Xiamen, en la provincia oriental de Fujian.

Otra opción es que se trate de una inmolación de tibetanos o de seguidores del perseguido culto “Falun Gong”, que ya protagonizaron acciones similares en el pasado al prenderse fuego en la plaza de Tiananmen.

En caso de ser tibetanos, supondría un salto cualitativo en la oleada de suicidios a lo bonzo que se viene registrando desde 2009 para protestar contra el autoritario régimen de Pekín y exigir la independencia, que ya se ha cobrado 120 vidas. Hasta ahora, todas esas inmolaciones tenían lugar en condados tibetanos de las provincias de Sichuan, Qinghai y Gansu, pero jamás habían golpeado a las grandes ciudades chinas y, mucho menos, a un lugar tan señalado como Tiananmen. Rodeada por el Gran Palacio del Pueblo y el Museo Nacional de Historia, esta plaza tiene un gran valor simbólico porque fue el lugar donde Mao fundó la República Popular China en 1949 y el escenario de la masacre con que el Ejército aplastó las manifestaciones democráticas de 1989.

Con base en estas informaciones, el vehículo atravesó varias barreras y arrolló a varias personas antes de incendiarse. Los tres fallecidos serían ocupantes del vehículo, mientras que entre los heridos hay turistas y agentes de las fuerzas de seguridad.