El sospechoso del asesinato de Hariri podría ser nuevo jefe militar de Hizbolá
Imagen publicada de Badreddine en la web israelí de Inteligencia - "Stop910"
líbano

El sospechoso del asesinato de Hariri podría ser nuevo jefe militar de Hizbolá

Mustafá Amin Badreddine podría ser el nuevo jefe militar de la organización integrista chií, Hizbolá, según una web de inteligencia isrelí

Actualizado:

Mustafa Amin Badreddine, una figura eminente en el seno de Hizbolá, encargado de las distintas operaciones especiales del grupo en el exterior y principal acusado en el asesinato del ex primer ministro libanés Rafik Hariri, es el nuevo jefe militar de la organización liderada por Hassan Nasralá de acuerdo con la web israelí de inteligencia «stop910».

Badreddine, nacido en 1961, no es en absoluto un desconocido en el Líbano. Considerado como uno de los aliados más próximos a Nasralá, mantiene también conexiones con la cúpula de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica Iraní. El Tribunal Especial para el Líbano, que juzga el asesinato de Hariri en 2005, señala a Badreddine y a otras cuatro personas, todas vinculadas a Hizbolá, como coautores del atentado con coche bomba que se cobró la vida del mandatario y de otras 22 personas. El Tribunal lo acusa, en concreto, de planear y supervisar la ejecución del asesinato.

Es responsable, además, de la Organización de Seguridad Externa de Hizbolá, la llamada Unidad 910 de la que precisamente toma su nombre la web israelí, encargada de las acciones de la milicia en el exterior. Por ello, siempre según la web, el jefe chií se encontraría igualmente detrás del ataque perpetrado en Burgas, Bulgaria, en julio de 2012 contra un autobús de turistas israelíes que mató a seis personas.

Un comandante muy esquivo

De Badreddine se sabe que es el cuñado del difunto comandante de Hizbolá, Imad Mughnieh, a quien reemplazaría ahora como jefe de operaciones militares del grupo después de que éste fuera asesinado en una misteriosa explosión en Damasco en febrero de 2008. Durante la primera invasión israelí de Líbano en 1982, perteneció a los comandos de élite de Fatah, Fuerza 17, y después ingresa en Hizbolá, junto a su cuñado Mughnieh, hasta alcanzar puestos de máximo poder y participar en varias operaciones terroristas por todo el mundo. Atendiendo a la página web, Badreddine habría intervenido en 1983 en el feroz atentado contra el cuartel de los marines norteamericanos en el que murieron 241 soldados. Después reaparece en Kuwait y es sentenciado a muerte por hallarse al mando de una célula terrorista que tramaba el asesinato del Emir del país. Escapa de prisión durante la invasión iraquí de Kuwait en 1990 y regresa al Líbano donde se le pierde el rastro. El Ejército Libre Sirio situaba al esquivo comandante el pasado mayo en la batalla por la ciudad siria de Qusair, dirigiendo exitosamente las operaciones de Hizbolá sobre el terreno. Su paradero es, a día de hoy, desconocido.