Netanyahu: «Ojalá pudiera creer las palabras de Rohaní, pero no puedo»
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, este martes en la ONU - afp

Netanyahu: «Ojalá pudiera creer las palabras de Rohaní, pero no puedo»

El primer ministro israelí ha reiterado su negativa a confiar en la nueva etapa que pretende abrir el presidente iraní

Actualizado:

«Ojalá pudiera creer las palabras de Rohaní, pero no puedo». Así de contundente ha vuelto a ser el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien este martes ha reiterado en la ONU su postura de mantenerse al margen de ola de que acompaña a nivel internaciona al nuevo presidente iraní, Hassan Rohaní.

«Es un lobo con piel de cordero y sus palabras a favor del diálogo nuclear contrastan con los hechos de su país», ha sentenciado.

Con todo, sus acusaciones no son nuevas. Ya el pasado lunes pidió en la Casa Blanca al presidente de EE.UU., Barack Obama, que mantenga las sanciones contra Irán por su programa nuclear. En la misma línea fueron sus declaraciones nada más producirse las palabras de Obama y Rohaní en la Asamblea de la ONU, día en el que ambos mostraron al mundo su disposicón a comenzar un diálogo, eso sí, con cautela. «Diré la verdad (que se esconde) frente a las dulces conversaciones y el ímpetu de las sonrisas. Uno debe mostrar hechos y exponer la verdad. Dar a conocer la verdad es vital para la seguridad mundial y la seguridad del Estado de Israel», aseveró antes de partir hacia Nueva York.

Netanyahu ha admitido que «es difícil» encontrar pruebas de que Irán esté fabricando armas nucleares pero es igualmente «difícil» encontrar pruebas que demuestren que no las desarrolla. Por ello ha vuelto a hacer hincapié en que la comunidad internacional no debe retirar las sanciones internacionales porque Irán aprovecharía ese cambio para acelerar el desarrollo de armas nucleares «antes de que la comunidad internacional pueda detectarlas».

La base del discurso del primer ministro israelí ha sido la desconfianza. Así, ha asegurado que Rohaní fue elegido porque Irán se ha visto forzado a cambiar de actitud: «No quieren seguir sufriendo las sanciones internacionales pero no quieren renunciar a su programa nuclear», ha afirmado, en referencia a las autoridades iraníes.

Netanyahu ha subrayado que la única «diplomacia» que sirve con Irán es el «desmantelamiento» de su programa nuclear y ha advertido de que la República Islámica dotada con el arma atómica representa una amenaza equivalente a «quince Coreas del Norte».