La oposición armada siria completa su giro al islamismo
Opositores armados sirios inspeccionan los alrededores de un barrio de Alepo - reuters

La oposición armada siria completa su giro al islamismo

Once grupos rechazan a la coalición nacional por no combatir contra Assad. Proponen la sharía como única fuente de derecho

mikel ayestaran
Actualizado:

Si quedaba alguna duda de la falta de control de la Coalición Nacional para las Fuerzas de la Oposición y la Revolución Siria (Cnfros) sobre la oposición armada que combate contra Bashar Al Assad, los once grupos islamistas más importantes del país se han encargado de disiparla con un comunicado en el que afirman no reconocer a las organización fundada en Estambul. «La Coalición Nacional y su gobierno de transición, liderado por Ahmad Tumeh, no nos representan y no van a ser reconocidos», señala el texto leído por el líder de la Brigada Tawheed, Abdulaziz Salamé, en el que se ofrece como alternativa al órgano político creado y financiado por Occidente «un marco claramente islámico basado en la "sharia" (ley islámica) como única fuente legislativa».

Once grupos rebeldes, entre los que figuran algunas brigadas de corte religioso anteriormente integradas en el Ejército Libre Sirio (ELS), el Frente al Nusra, vinculado a Al Qaida, y algunos batallones islamistas más moderados, como la Brigada Tawheed o la Brigada del Islam, son algunos de los firmantes.

El documento se hace público una semana después del estallido de una guerra interna entre los sectores más extremistas de la oposición, liderados por el Estado Islámico de Irak y Levante (ISIL por sus siglas en inglés o «Daesh» por su pronunciación en árabe), también vinculado a Al Qaida y que no suscribe el comunicado, y el ELS por el control del norte del país. Con este paso los milicianos buscan «lograr la unidad entre todas las fuerzas para favorecer el interés de la "ummah" [la nación islámica]».

Las promesas incumplidas por parte de los autodenominados «amigos de Siria» se traducen en falta de armamento y dinero para los hombres del ELS, lo que ha allanado el camino al ISIL y al Frente Al Nusra, que son quienes realmente llenan el vacío dejado por la caída el régimen en amplias zonas de Siria con la «sharia» como fuente de inspiración.

Vuelven los inspectores

Mientras la oposición armada confirmaba su giro definitivo a una lucha bajo la bandera del Islam, Damasco ha recibido de nuevo a los investigadores de la ONU, que han regresado a la capital para reanudar su trabajo de campo sobre el uso de armas químicas.

Tras su primera visita emitieron un informe en el que confirmaron el uso de sustancias prohibidas el 21 de agosto en los alrededores de Damasco y ahora tienen pendiente analizar otros catorce lugares en todo el país. El mandato del organismo internacional consiste en verificar el uso de estas armas, no en tratar de buscar a los responsables de su empleo, lo que hace que Rusia y Estados Unidos sigan enfrentados porque los primeros acusan a la oposición y los segundos a Assad.

El régimen sirio cumplió el viernes con el primer paso del acuerdo alcanzado por Washington y Moscú y envió a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas una información «inicial» sobre su arsenal químico. Este organismo con sede en La Haya, dedicado a hacer cumplir la prohibición del uso de armas químicas en todo el mundo, tendrá la última palabra a la hora de imponer las condiciones de la entrega de las armas prohibidas del Ejército sirio.