Elecciones Alemania 2013: La canciller mantendrá la exigencia de rigor a España
Angela Merkel, celebrando su arrolladora victoria en la que podría alcanzar la mayoría absoluta - reuters
HERMANN TERTSCH SIGUE LA PISTA DE LAS ELECCIONES GERMANAS

Elecciones Alemania 2013: La canciller mantendrá la exigencia de rigor a España

El rechazo a una especie de colectivización de las deudas de los países europeos o los eurobonos no cambiarán tampoco en una Gran Coalición

Actualizado:

Angela Merkel ha alcanzado su mayor triunfo político con una victoria incontestable. Que le confiere un enorme poder y autonomía personal para dar los pasos que considere necesarios en su política europea. ¿Es esto bueno o malo para los españoles? Será en todo caso muy previsible y en gran parte pura continuidad de la política que el Gobierno español conoce muy bien. Decía esta pasada noche Wolfgang Schäuble, con el triunfo ya en el bolsillo, que la política exterior y europea del Gobierno alemán la harían sin grandes variaciones todas las coaliciones posibles hoy en Alemania.

Algunos quizás esperan que una gran coalición con el SPD ponga menos énfasis en la austeridad. Y eso en España parece ser muy popular. Resulta bastante inexplicable que l a palabra austeridad, que es tan netamente positiva como sobriedad o belleza, tenga tan mala prensa en nuestro país. En todo caso, la exigencia de rigor y el rechazo a una especie de colectivización de las deudas de los países europeos o los eurobonos no cambiarán tampoco en una Gran Coalición.

Si entra en un gobierno el SPD, lo hará como socio debilitado con una Merkel muy crecida. Más allá de ocupar ciertos cargos, el SPD no podría, aunque quisiera -que es dudoso-, cambiar la aproximación que hace en estos momentos la canciller a los siguientes pasos en la UE. En cuanto al énfasis en el crecimiento, hace ya meses que Merkel se ha apropiado también de ese mensaje. Pero sí tiene que verse con claridad en Madrid queel partido que quiere sacar a Alemania del euro, Alternative für Deutschland, se ha puesto en el límite del 5% y que en las europeas tendrá su ya inevitable triunfo. Esa presión sobre Merkel, ahora ya organizada, de aquella parte de la derecha que se siente huérfana con la política de centro de Merkel, ha llegado para quedarse. Y hará más difícil concesiones y ayudas a los países meridionales.