Una nigeriana es elegida primera «Miss Musulmana»
Las candidatas a Miss Mundo Musulmán, durante el evento, este miércoles en Bali - afp
ante la furia islamista

Una nigeriana es elegida primera «Miss Musulmana»

Obabiyi Aishah Ajibola venció a sus 19 rivales tras demostrar sus habilidades para recitar el Corán y desfilar con velo

Actualizado:

Recitar con precisión el Corán, desfilar con soltura con el velo islámico a la cabeza o rezar con estilo son algunas de las pruebas a las que han tenido que hacer frente las candidatas a convertirse en la primera «Miss Mundo Musulmán», premio otorgado, por primera vez, este miércoles en Indonesia ante la ira de los más radicales.

«Lo que busco es una personalidad fuerte, alguien que ayude a su comunidad y demuestre que la belleza no es sólo física», dice Sheriff Jameyah. Esta experta en pedagogía forma parte del jurado que eligió a la nigeriana Obabiyi Aishah Ajibola «Miss Musulmana» entre 19 mujeres provinientes también de Irán, Malasia, Brunei, Bangladesh e Indonesia.

Los islamistas tildaron el evento de «concurso de prostitutas»Para esta primera edición, más de 500 candidatas tuvieron que pasar la criba de la piedad islámica: debían, ante todo, explicar convincentemente qué les empuja a llevar el hijab (velo islámico) como condición sine qua non para que se les permita participar. Las veinte elegidas para la final permanecieron, además, tres días concentradas para realizar una «preparación espiritual», consistente en actividades tales como levantarse a las 3 de la madrugada para la oración matutina o recitar pasajes del Corán.

«Queremos mostrar al mundo que el Islam es hermoso, que una musulmana puede ser bella y que el 'hijab' no impide ninguna actividad», aseguraba Ajibola, candidata nigeriana de 21 años, y a la postre vencedora del concurso.

Airados

La llegada de las «reinas de belleza» a Indonesia, el país musulmán más poblado del mundo -240 millones de habitantes-, ha levantado la ira de los islamistas más ortodoxos, que han convocado numerosas manifestaciones en los últimos días. La presión de estos grupos llevó a las autoridades indonesias a ordenar el traslado de la final a Bali, ciudad de mayoría hindú -inicialmente estaba previsto que tuviera lugar cerca de la capital, Yakarta-.

La ceremonia de clausura tuvo lugar, pues, en esta ciudad costera, popular destino turístico donde, a diferencia del resto del país, predomina la comunidad hindú, ya acostumbrada a las hordas de turistas occidentales semidesnudos que toman el sol en sus playas de arena.

Aunque este no fue el úncio imprevisto: la organización también tuvo que prescindir del desfile de candidatas en traje de baño después que los islamistas lo calificaran de «concurso de prostitutas».

«Deliberadamente elegimos celebrar este evento justo antes de la final de 'Miss Mundo' para mostrar que existe una alternativa para los musulmanes», afirma la creadora del concurso, Eka Shanti, una presentadora de televisión indonesia que fue despedida en 2006 por negarse a prescindir del «hijab».

«Es un concurso de belleza, pero los criterios de selección son muy diferentes. Se trata de ser piadoso, de ser un modelo para los musulmanes y de demostrar que se puede tener una cierta espiritualidad en el mundo moderno de hoy», dijo la expresentadora a Afp.