El hijo de Fabius, envuelto en escándalos de juego y dinero negro
Thomas Fabius, investigado por la justicia - archivo

El hijo de Fabius, envuelto en escándalos de juego y dinero negro

El hijo del ministro de Exteriores francés, investigado por varias operaciones en Mónaco

Actualizado:

La justicia francesa ha comenzado a investigar los oscuros negocios de Thomas Fabius, hijo de Laurent Fabius, el socialista más rico de Francia y ministro de Asuntos Exteriores, envuelto en deudas de juego y negocios inmobiliarios muy oscuros.

A sus treinta y dos años, Thomas Fabius tiene una bien ganada fama de jugador empedernido, a quien la policía prohibió hace tiempo la entrada en casinos y salas de juego francesas. Perseguido por la policía, si volviese a jugar en Francia, el hijo mayor del jefe de la diplomacia francesa, Thomas Fabius, ha encontrado refugio en Mónaco, con incierta fortuna.

El semanario «Valeurs Actuels» y el diario «Nice Matin» han revelado que la justicia francesa ha solicitado una comisión rogatoria internacional, para intentar esclarecer el «perdón» de millonarias deudas de juego, en Mónaco.

Según«Valeurs Actuels» y el diario «Nice Matin», la «Société des bains de mer» de Monaco (SBMM) habría «perdonado» a Thomas Fabius una deuda de juego superior a los 700.000 euros, la parte «visible» de unas pérdidas y ganancias que intrigan a la justicia francesa.

Valeurs Actuels afirma que la SBMM decidió «perdonar» 700.000 euros a Thomas Fabius, el verano pasado, para «evitar» las revelaciones que podrían hacerse si el jugador no podía hacer frente a sus compromisos de juego, con una sociedad controlada por el Estado de Mónaco, la familia Grimaldi. El príncipe Alberto siente verdadero horror por ese tipo de escándalos, inflamables.

La justicia francesa desea conocer los detalles de operaciones que pueden interesar a la administración fiscal francesa. Thomas Fabius no pagaba impuesto sobre la renta, pero pagó 7 millones de euros por un piso de 280 metros cuadrados, en París, hace un año, en unas condiciones contables muy oscuras. La justicia instruye este primer escándalo desde hace meses.

Thomas Fabius fue declarado persona «non grata» en todos los casinos de Francia cuando su padre, Laurent Fabius, ya era ministro de Asuntos Exteriores, después de haber sido ministro de Economía y Finanzas. Nacido en el seno de una familia de anticuarios, millonarios, Fabius declaró, en su día, un patrimonio inmobiliario de 5 o 6 millones de euros, clasificándose como el socialista más rico de Francia y uno de los más ricos de Europa.