EE.UU. modificará el lenguaje de la resolución sobre Siria para llevarla al Congreso
Imagen cedida por la Oficina de Prensa de la Casa Blanca, que muestra al presidente de EE.UU. Barack Obama y al excandidato presidencial republicano en 2008 John McCain - efe

EE.UU. modificará el lenguaje de la resolución sobre Siria para llevarla al Congreso

Actualizado:

El Gobierno de Estados Unidos planea modificar la resolución que presentará ante el Congreso para que autorice un ataque contra Siria en respuesta al presunto uso por parte del Ejército de armamento químico el 21 de agosto en la región de Damasco para especificar que la operación estará limitada en el tiempo y que no incluirá el despliegue de tropas sobre el terreno. El presidente estadounidense, Barack Obama, ha anunciado este sábado su decisión de acudir al Congreso para que se pronuncie sobre el eventual ataque, que durante la semana pasada parecía inminente debido al respaldo al mismo de Washington y Londres. Pese a ello, el mandatario no ha indicado qué postura adoptará en caso de que el Congreso rechace dicha opción, si bien la Casa Blanca ha asegurado que no necesita la aprobación del órgano para proceder con el ataque, según ha informado el diario estadounidense "The Washington Post". [Así estamos contando en directo el conflicto sirio]La decisión del Gobierno de negociar un nuevo lenguaje para su resolución parece un intento de superar las reticencias del Congreso ante la vaguedad de las afirmaciones de Obama respecto a la intervención en el país árabe. En el actual texto, enviado al Congreso el sábado, la resolución daría al presidente autorización para usar la fuerza contra Siria "tal y como él (Obama) considere necesario y apropiado". Lo sucedido durante la invasión de Irak en 2003 respecto a los fallos de Inteligencia y los objetivos poco definidos han agregado dudas al órgano de cara a la participación de Washington.

Contactos previos a la sesión del Congreso

Está previsto que el mandatario incremente desde este martes sus contactos con los comités de Servicios Armados, Relaciones Exteriores e Inteligencia del Senado y la Cámara de Representantes para informarles sobre la situación. Pese a que el Congreso no volverá a celebrar una sesión hasta el 9 de septiembre debido a que se encuentra en un receso por vacaciones, los secretarios de Estado y Defensa, John Kerry y Chuck Hagel, respectivamente, así como el jefe del Estado Mayor Conjunto, Martin Dempsey, defenderán los ataques ante el comité de Relaciones Exteriores del Senado durante los próximos días. Ayer, el senador y excandidato republicano a la Casa Blanca John McCain advirtió de que un eventual rechazo del Congreso al plan de Obama de atacar Siria tendrá "consecuencias catastróficas". "Si el Congreso rechaza una resolución como ésta después de que el presidente de Estados Unidos ya se comprometió a tomar acciones, las consecuencias serían catastróficas", afirmó McCain, en declaraciones a la prensa tras reunirse con Obama en la Casa Blanca. McCain ha asegurado que se siente animado tras la reunión pero ha subrayado que el Gobierno todavía tiene "un largo camino por recorrer" para lograr la aprobación de la resolución.