Kerry: «El régimen de Assad tiene el mayor programa de armas químico y lo ha usado»
El secretario de Estado de EE.UU., John Jerry, este viernes - reuters

Kerry: «El régimen de Assad tiene el mayor programa de armas químico y lo ha usado»

El informe de EE.UU. dice que ataque químico del régimen sirio mató a 1.429 personas, 426 niños

Actualizado:

1.429 personas murieron, 426 de ellas niños, en el ataque perpetrado con armas químicas por parte del régimen del presidente sirio, Bashar al Assad, la pasada semana. Un ataque que, además, fue planificado días antes. Estas son las grandes conclusiones del informe que este viernes ha explicado, durante una rueda de prensa, el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry.

«El régimen de Assad tiene el mayor programa de armas químico y lo ha usado», ha sentenciado Kerry quien, como viene sucediendo estos días, ha vuelto a insistir en que el caso de Siria no es el de Irak: «Lean por sí mismos la evidencia de miles de fuentes, una evidencia que ya es pública». «Hemos dado un paso sin precedentes al desvelar el informe sobre Siria, algunas partes son secretas, sobre ellas no podemos hablar, pero sobre lo demás, juzguen ustedes mismos».

«Seguiremos hablando con el Congreso, con nuestros aliados y con los ciudadanos americanos. Tomaremos nuestras decisiones, basadas en nuestros valores y en nuestros principios. Obama y yo creemos en la ONU y respetamos su trabajo, pero como su secretario general ha dicho, la investigación de la ONU no establecerá quién usó las armas químicas y dado el veto de Rusia, la ONU no va a poder liderar la respuesta como debería», ha sentenciado.

La preparación del ataque

Según las informaciones clasificadas a las que se ha referido Kerry, el Ejército sirio tardó tres días en preparar el ataque de Damasco, y en él se emplearon varios cohetes con material neurotóxico que fueron lanzados desde zonas controladas por el Gobierno sirio. Posteriormente, el régimen de Al Assad bombardeó el lugar para eliminar cualquier tipo de prueba.

«Sabemos desde dónde y a qué hora fueron lanzados los cohetes, todos ellos desde bases del régimen. En los tres días previos al ataque hemos recogido datos de inteligencia a partir de fuentes humanas y geoespaciales que revelan actividades del régimen asociadas a la preparación de un ataque con armas químicas», ha explicado Kerry.

«Cualquier decisión que tomemos no se parecerá a la de Irak»Consciente del rechazo que existe en la opinión pública sobre un ataque en Siria -según una reciente encuesta del «Washington Posto» sólo el 9% de los estadounidenses lo respalda- el secretario de Estado ha manifestado que es consciente de que el pueblo americano está «cansado de guerras»: «Yo también lo estoy, pero querer la paz no implica que la haya y la fatiga no puede hacer que eludamos nuestra responsabilidad. La historia nos juzgará si miramos a otro lado ante un dictador que está matando a su pueblo. Debemos preguntarnos cuál es precio de no hacer nada en Siria».

«Cualquier decisión que tomemos no se parecerá a la de Irak, Afganistán e incluso Libia», ha añadido, aprovechando para enfatizar cómo sería un eventual ataque: «No se tratará de una intervención indefinida, será limitada».

Kerry también ha aludido al reciente revés sufrido tras el «no» del Parlamento británico a llevar a cabo una intervención militar: «Estados Unidos no está solo. Contamos con países como Turquía o Francia, así como con el apoyo de la Liga Árabe».

Por último, Kerry ha enfatizado la relevancia de lo sucedido más allá de Siria: «Importa desde el momento de que cabe un mensaje de estas características lo es también para Irán, Hizbulá., Corea del Norte o cualquier dictador que contemple el uso de estas armas».

Obama y el papel de EE.UU.

Minutos más tarde de la rueda de prensa de Kerry, ha sido el presidente Obama el que ha realizado unas breves declaraciones sobre el punto en el que se encuentra en su país. Así, tras reiterar que aún no ha tomado una decisión, ha anunciado que sí baraja, como ya se había analizado, una «acción militar» sin soldados, algo que «no implique un compromiso bélico a largo plazo».

Sus palabras son, de nuevo, una forma de volver a dejar claro que no quieren repetir cómo se actuó en Irak: «No estamos considerando un compromiso militar indefinido. No estamos considerando el envío de tropas».

Eso sí, Obama ha querido dejar claro que el ataque con armas químicas lo considera un verdadero «desafío para el mundo», algo que, además es una «amenaza para la seguridad nacional de EE.UU. y de sus aliados».

Tal y como había expresado el secretario de Estado, el presidente ha reiterado la responsabilidad ante un ataque de estas características: «El mundo tiene la obligación de asegurarse de que respetamos las normas contra el uso de armas químicas».