El Ejército obliga a Mubarak a permanecer bajo arresto domiciliario
Mubarak, el pasado mes de abril durante una sesión del último juicio - reuters

El Ejército obliga a Mubarak a permanecer bajo arresto domiciliario

«Quizás mañana», afirma su abogado sobre su excarcelación. La Fiscalía anuncia que no recurrirá la decisión. El exmandatario tiene aún cuatro causas pendientes, incluida la relativa a la muerte de manifestantes en 2011

Actualizado:

Las autoridades militares han ordenado poner al expresidente egipcio Hosni Mubarak bajo arresto domiciliario «en el marco del estado de emergencia» después de que un tribunal cairota haya ordenado su puesta en libertad provisional del exmandatario, al haber expirado el plazo máximo para seguir en prisión preventiva

La decisión de la corte no implica la no culpabilidad del antiguo mandatario, derrocado en febrero de 2011, que aun puede ser condenado por el mismo asunto. Sin embargo podrá abandonar la prisión de Tora, en la que permanece hospitalizado, en las próximas horas, ya que no hay motivos legales para que permanezca, aunque tendrá que permanecer bajo arresto domiciliario.

El abogado de Mubarak, Fareed El Deeb, ha indicado que su cliente podría salir de prisión este jueves. «Quizás mañana», respondió a preguntas de los periodistas a la salida de la cárcel. De todas formas, el tribunal ha precisado que Mubarak deberá seguir 48 horas más en la cárcel ante una posible apelación de la Fiscalía.

El exmandatario, de 85 años, aún tiene pendientes, sin embargo, varias causas, entre ellas la abierta por su presunta complicidad en la muerte de manifestantes durante las protestas de principios de 2011. El año pasado fue condenado por ello a cadena perpetua, pero un tribunal aceptó su apelación y ordenó que se repitiera el juicio. La próxima vista de este proceso se celebrará este domingo.

Ya el lunes otro tribunal había decretado libertad provisional para Mubarak en otro proceso por corrupción, aunque la corte remitió la causa a la Fiscalía General para que prosiga las investigaciones. Las autoridades admitieron haber encontrado pruebas de que el expresidente y su familia usaron supuestamente dinero público para reformar y decorar varias mansiones de su propiedad en El Cairo, y junto al mar Rojo y Mediterráneo entre 2002 y 2011.

[ Así estamos contando en directo la crisis en Egipto]

Hasta ahora, sucesivas acusaciones contra el expresidente habían impedido su salida de prisión, que había agotado ya los plazos legales de permanencia en prisión preventiva en otros tres casos por delitos de los que aún debe responder. La decisión del tribunal de este miércoles corresponde al cuarto y último proceso.