Habiba Ahmed, de periodista a heroína asesinada a tiros por la causa de Mursi
Habiba Ahmed - abc
egipto

Habiba Ahmed, de periodista a heroína asesinada a tiros por la causa de Mursi

El rostro de la joven redactora, fallecida cuando participaba en las protestas de El Cairo, se multiplica por las redes sociales como símbolo de quienes denuncian el golpe militar

Actualizado:

El rostro sin vida de la periodista Habiba Ahmed Abd Elaziz, de 26 años, se multiplica por segundos a través de las redes sociales, donde va camino de convertirse en uno de los símbolos de quienes denuncian en la calle el derrocamiento militar del primer presidente elegido democráticamente en Egipto, el líder islamista Mohamed Mursi.

Habiba Ahmed, redactora de nacionalidad egipcia de «XPress», publicación del diario emiratí «Gulf News», ha sido una de las más de 600 personas que fallecieron en las proximidades de la mezquita Rabáh al-Adawiya de El Cairo cuando protestaban por la situación que actualmente vive su país de origen. Murió a tiros. No estaba allí cubriendo la noticia. Era una activista cuya lucha se ha visto relanzada tras perder la vida.

Los responsables de «Gulf News» se apresuraron a aclarar, nada más conocerse su muerte, que se encontraba en Egipto disfrutando de sus vacaciones anuales, un periodo que Habiba Ahmed no dudó en aprovechar para unirse al movimiento pro Mursi.

Joven, buena profesional y comprometida. De su prometedor porvenir como periodista hablan sus compañeros, que aún no se han recuperado del shock. Aseguran que era una apasionada de su trabajo, algo que demostró desde el mismo día en que se incorporó a la sección de Turismo de «Gulf News», el 11 de septiembre de 2011. Posteriormente, el 1 de abril de 2012, después de obtener el título de Periodismo por la Universidad Americana de Sharjah -emirato situado a sólo 30 kilómetros de Dubái-, pasó a cubrir informaciones judiciales y de sucesos en «XPress». Tenía encarrilado su futuro.

Sus útimos SMS

De su compromiso hablan su familia y sus hechos. Especialmente las palabras que la madre, conocedora de su situación y de sus actividades, le dirigió a través de mensajes SMS momentos antes de sobrevenirle la muerte y que han hecho públicas. «Dios nos conceda perseverancia, Dios nos conceda la victoria», le decía tras tener constancia de que su hija se encaminaba a la zona en conflicto. «Me dirijo a la plataforma dentro de un rato; hay tanques allí», escribía Habiba a su madre. Y daba más detalles: «He tomado tres tipos de medicamentos. Hace mucho frío y estoy temblando. Las multitudes son enormes y se encuentran en estado de alerta. Ruega por nosotros, madre». La reacción de la madre era a esas horas desesperada: «Habiba, por favor, tanquilízame. He llamado miles de veces. Por favor, cariño, estoy muy preocupada. Dime cómo estás».

No hubo respuesta. Cuando la madre logró que alguien contestara el teléfono de la joven periodista sólo escuchó una voz que le comunicó que su hija había muerto, un hecho que posteriormente fue confirmado por el padre de la chica, que también estaba en Egipto.

Habiba Ahmed Abd Elaziz, suní, era la mayor tres hermanas y un hermano. Su muerte ha disparado la actividad de su perfil de Facebook, donde mantenía una fluida comunicación. La imagen de su cadáver recorre las redes sociales como bandera de quienes en Egipto defienden la causa de Mohamed Mursi. Para los suyos ha nacido una heroína.

Emiratos Árabes Unidos, el país donde desarrollaba su labor periodística, ha reafirmado su apoyo a la represión y condenado que «grupos políticos extremistas hayan insistido en la retórica de la violencia, incitación, perturbación de intereses públicos y socavamiento de la economía egipcia, que ha conducido a unos hechos lamentables», según consta en una declaración oficial recogida el jueves por Associated Press. Un dato que certifica esta postura es que Emiratos suministró 3.000 millones de la ayuda prometida de 12.000 millones de dólares por las naciones del Golfo Pérsico a Egipto tras el derrocamiento de Mursi. Enfrente estaba Habiba.