El Ejército frena la ira islamista
Los Hermanos Musulmanes han llamado a sus acólitos a continuar la protesta diariamente - efe

El Ejército frena la ira islamista

Al menos setenta personas han muerto durante la jornada del viernes, entre ellos 24 policías

mikel ayestarán
Actualizado:

La sangre corrió este « viernes de la ira» en El Cairo y en Egipto dejando al menos setenta muertos. Tanta violencia en tan corto espacio de tiempo parece haber inmunizado a los partidarios del depuesto presidente que «estamos listos para lo que sea. Antes de venir me he despedido de mi mujer e hijos y les he dejado al cuidado de mi hermano. ¿Qué más nos pueden hacer?», se preguntaba el abogado Abdel Mohsen Semari, llegado desde la provincia de Munifiya para orar en Al Fatah. Con los ojos llorosos, el veterano letrado explicaba que en las últimas 48 horas había intentado sin éxito recuperar el cuerpo de su sobrino Hisham Shauki, de 17 años, desaparecido desde el desalojo de la acampada islamista del miércoles. A su lado el también abogado y amigo Mohamed Kamel no podía creer lo que ocurría. A diferencia de Shauki nunca había asistido a una concentración de los partidarios de Mohamed Mursi, «pero esta vez estaba obligado después de lo ocurrido el miércoles. Esa carnicería no puede dejar a nadie indiferente». Una posición poco extendida en una sociedad absolutamente polarizada entre partidarios y detractores de la Hermandad.

Hay al menos 24 agentes de Policía entre las víctimasEl ‘viernes de la ira’, como lo bautizaron los Hermanos Musulmanes, provocó auténticas batallas campales en distintos puntos de una capital absolutamente militarizada en sus barrios más importantes, no así en las zonas del extrarradio, y se extendió también a otras ciudades del país. En Alejandría, cinco personas murieron y 15 resultaron heridas y en Fayum, al sur de la capital, los choques se saldaron con al menos cinco muertos, según fuentes oficiales. En lo choques murieron también al menos 24 agentes de la Policía, según un portavoz de los servicios de seguridad, lo que eleva a 67 los agentes fallecidos desde el desalojo de dos campamentos islamistas en El Cairo.

Desde primera hora del viernes, el Ejército egipcio había cerrado todos los accesos a la plaza de Tahrir para impedir que los miles de simpatizantes e integrantes de los Hermanos Musulmanes acudieran al simbólico lugar con el que pretenden denunciar el derrocamiento del expresidente Mursi y la actuación de las fuerzas de seguridad contra el grupo. Los militares han sellado la zona con vehículos acorazados y alambradas ante la presencia de un pequeño grupo de simpatizantes a favor del Ejército que desde el derrocamiento de Mursi el pasado 3 de julio permanecen acampados en la plaza, según ha informado la cadena panárabe Al Yazira, citando fuentes del interior del país. Esta jornada se prolongará debido a que Los Hermanos Musulmanes han instado a sus simpatizantes a manifestarse durante una semana todos los días contra el Gobierno. «Llamamos al pueblo egipcio y a las fuerzas nacionales a protestar diariamente hasta que termine el golpe», ha dicho el grupo en un comunicado, según informa Efe.