Una embarazada ayuda a su marido a violar y matar a una virgen
Hu Yixuan, la enfermera de 17 años víctima del crimen - WEIBO
CHINA

Una embarazada ayuda a su marido a violar y matar a una virgen

Para satisfacer a su esposo, que no quería tener sexo con ella por su estado de gestación, la mujer actuó de cebo

Actualizado:

Van a traer una vida a este mundo y, en el camino, han acabado quitando otra de en medio. En un horrible caso que ha escandalizado a China, un matrimonio de la provincia septentrional de Heilongjiang ha sido detenido por, presuntamente, matar a una adolescente virgen a la que el marido violó con la ayuda de su esposa, que estaba embarazada.

El crimen ocurrió el pasado 24 de julio en la ciudad de Jiamusi, cerca de la frontera con Rusia. Según informa el diario «Shanghai Daily», la mujer, que se apellida Tan y se encuentra en avanzado estado de gestación, simuló sentirse mal cuando paseaba por la calle. En su ayuda acudió Hu Yixuan, una enfermera en prácticas de 17 años que se ofreció a acompañarla a su domicilio. Su último mensaje en Wechat, una versión china de What´s App, fue: «Ayudando a una señora embarazada, hemos llegado a su casa».

Su buena obra del día acabó costándole la vida. Al llegar a la vivienda, el marido de la embarazada, apellidado Bai, le ofreció a la joven un yogur donde había vertido pastillas para dormir con el fin de que perdiera la conciencia y pudiera abusar de ella. Sin embargo, la muchacha se resistió y la pareja acabó asfixiándola con un edredón. Después metieron su cadáver en una maleta y lo enterraron en el campo.

Grabados por las cámaras de seguridad

Alarmados al ver que no volvía a casa, los padres de la enfermera denunciaron su desaparición a la Policía, que ha resuelto el caso gracias a los vídeos grabados por las cámaras de seguridad colocadas a las puertas del domicilio de la pareja. En ellos se ve a la joven Hu Yixuan acompañando a la embarazada al entrar en el edificio y, un rato después, al matrimonio saliendo con una maleta que carga el marido, donde habían ocultado el cuerpo sin vida.

El matrimonio fue detenido el domingo de la semana pasada y la esposa confesó el crimen, indicando a la Policía el lugar donde podían encontrar el cadáver de la enfermera, que fue hallado el lunes. Según han explicado algunos vecinos a los medios chinos, la pareja atravesaba problemas porque el marido no quería tener sexo con su mujer debido a su embarazo, por lo que ésta se ofreció a buscarle una virgen para satisfacer sus necesidades. Con más de 90.000 comentarios en las redes sociales chinas, la muerte de Hu Yixuan ha alertado sobre los peligros de ayudar a los desconocidos en un país donde la desconfianza que han traído los cambios económicos y sociales de las tres últimas décadas han mermado la solidaridad y la generosidad que propugnaba el comunismo.