Las protestas continúan en Brasil tras la final del torneo de la Copa de Confederaciones
Un grupo de manifestantes se resisten a ser dispersados por la Policía, durante una protesta de los sindicatos - efe
brasil

Las protestas continúan en Brasil tras la final del torneo de la Copa de Confederaciones

Los sindicatos denuncian que la presidenta Dilma Rousseff «ha olvidado a los trabajadores»

Actualizado:

Los sindicatos brasileños ratificaron hoy la convocatoria a una jornada de «luchas» y «huelgas» para este jueves, aunque algunos piden apoyar al Gobierno y otros denuncian que la presidenta Dilma Rousseff «ha olvidado a los trabajadores».

Las manifestaciones, con las que los sindicatos se proponen adherirse a las protestas registradas en el país durante las tres últimas semanas de junio y que han perdido fuerza, serán un pulso entre las centrales obreras de oposición y las afines al Gobierno, que son mayoritarias.

Aunque los principales sindicatos de Brasil se han unido en la convocatoria, los objetivos que cada uno ha propuesto los divide y desvelan sus marcadas diferencias con respecto al Gobierno.

La Central Única de Trabajadores (CUT), la mayor unión de sindicatos del país y controlada por el gobernante Partido de los Trabajadores (PT), al que pertenece Rousseff, ya aclaró que las manifestaciones no pretenden ir contra el Ejecutivo.

En un comunicado, la CUT aclaró que no ha convocado una «huelga general» para mañana sino a una «jornada de luchas», cuyo objetivo es presentar al Gobierno la «agenda de reivindicaciones» de la clase trabajadora «en el momento particular que vive la nación».

La «agenda de reivindicaciones» de la CUT, entre otros puntos, exige la a 40 horas semanales y que se destine elreducción de la jornada laboral 10 % del presupuesto nacional a la salud pública y un 10 % del producto interior bruto (PIB) a la educación.

Asimismo, critica los atrasos en la reforma agraria, pide apoyo a una propuesta del PT para acabar con los «monopolios en la prensa» y respalda el plebiscito propuesto por Rousseff para que se consulte a la población sobre una reforma política.

Respaldo de la oposición

El propio PT ha instado a su militancia a sumarse a la jornada de luchas para respaldar a Rousseff y presentar propuestas que ayuden a orientar al Gobierno en su «propósito de servir a los intereses de los trabajadores».

El secretario nacional de Movimientos Populares del PT, Renato Simões, pidió a los sindicatos y a la militancia del partido que se manifiesten a favor de las medidas que Rousseff ha adoptado para dotar a los brasileños de mejores servicios públicos, tal como reclamaban las numerosas manifestaciones de junio.

En la acera opositora, la central obrera Força Sindical respalda la mayoría de las propuestas de la CUT, pero además ha convocado a una «huelga general» para manifestar sus críticas al Gobierno y exigir la destitución del ministro de Hacienda, Guido Mantega.

José María de Almeida, coordinador de Conlutas y presidente del Partido Socialista Unido de los Trabajadores (PSTU), ha asegurado que la «huelga general» será respaldada por sindicatos del metro de Sao Paulo y gremios de metalúrgicos y petroleros, entre otros.