Los militares egipcios no reculan ante Mursi, ya que «es más honorable morir»
Abdel Fatah al Sisi, jefe de las Fuerzas Armadas de Eipto - efe

Los militares egipcios no reculan ante Mursi, ya que «es más honorable morir»

El líder contesta así el discurso del presidente egipcio y aumenta la tensión en el país

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El jefe de las Fuerzas Armadas egipcias, Abdel Fatah al Sisi no se achanta ante el discurso de Mursi. Según ha asegurado hoy este líder, para los militares «es más honorable morir que ver al pueblo egipcio sentirse aterrorizado o amenazado», en su primera reacción al discurso del presidente Mohamed Mursi.

En un comunicado titulado «Las horas finales» y difundido a través de la página semioficial de las Fuerzas Armadas en Facebook, Al Sisi juró que el Ejército "sacrificará su sangre por Egipto y su pueblo frente a cada terrorista, extremista o ignorante".

«El comandante general de las Fuerzas Armadas asegura que es más honorable para nosotros morir a que se aterrorice o se amenace al pueblo egipcio», señaló Al Sisi en el mensaje, publicado también a través de la agencia oficial Mena. El breve comunicado de Al Sisi evidencia así el deterioro de la situación y la insatisfacción de los generales con la oferta de diálogo lanzada por Mursi en su alocución.

En un discurso televisado esta noche, Mursi defendió su legitimidad y rechazó renunciar a su cargo, en vísperas de que mañana se cumpla el ultimátum que lanzó el Ejército para que este "atienda las demandas del pueblo", en aparente alusión a la convocatoria de elecciones anticipadas.

Además, el presidente islamista, elegido hace un año, pidió a las Fuerzas Armadas que retiren su advertencia y rechazó someterse a "cualquier dictado interno o externo". Para el presidente islamista, el país se enfrenta al "desafío de los seguidores del antiguo régimen" de Hosni Mubarak, que "quieren manipular la ira de los jóvenes".

Mursi se aferra al poder

El presidente de Egipto, Mohamed Mursi, se negó a dimitir a última hora del martes durante un mensaje a la nación a través de la televisión estatal, recalcando que su llegada al poder se produjo a través de la celebración de elecciones "libres", al tiempo que afirmó "haber cometido errores", si bien ha argumentado que "las cosas están más claras tras un año en la Presidencia". Destacó que «es normal que después de la revolución que haya oposición y apoyo».

"Redactamos una Constitución que fue aprobada en un referéndum. Tenemos legitimidad, y es esta legitimidad la que nos garantiza que no habrá luchas ni derramamiento de sangre si la respetamos"añadió Mursi.

"Me preocupa mucho que la sangre de los egipcios no se derrame. Seré firme con toda aquella persona que provoque el derramamiento de sangre", indicó el mandatario durante su discurso. "Mi mensaje para todos, para la oposición, es que me aferraré a esta legitimidad.

A los seguidores que respetan la democracia y aman la legitimidad y salvaguardan Egipto y la revolución: no dejéis que se os robe la revolución", ha dicho. "Protegeré esta legitimidad con mi vida", resaltó.