Al menos 16 muertos y más de 200 heridos por los enfrentamientos en la Universidad de El Cairo
Los manifestantes de ambos bandos se enfrentan frente al Palacio Presidencial «Qasr Al Quba» en El Cairo

Al menos 16 muertos y más de 200 heridos por los enfrentamientos en la Universidad de El Cairo

Varios testigos han indicado que las fuerzas de seguridad han tenido que emplear gases lacrimógenos para contener a la multitud

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Al menos 16 personas han muerto y más de 200 han resultado heridas en los enfrentamientos que se han desatado a primera hora del miércoles entre simpatizantes del presidente egipcio, Mohamed Mursi, y las fuerzas de seguridad en la Universidad de El Cairo, según el Ministerio de Salud. Varios testigos han indicado a Reuters que las fuerzas de seguridad han tenido que emplear gases lacrimógenos para contener a la multitud.

Miles de islamistas se han concentrado este martes en la plaza que se encuentra enfrente del principal edificio de la Universidad de El Cairo para expresar su rechazo al ultimátum que el Ejército ha dado a Mursi. El jefe del Ejército, Abdelfatá al Sisi, dio el pasado lunes un ultimátum de 48 horas a los políticos para satisfacer las demandas del pueblo egipcio, advirtiendo de que, de lo contrario, elaborará su 'hoja de ruta' para el futuro del país.

Las Fuerzas Armadas no han explicado qué harán en caso de que Mursi se niegue a abandonar el poder. Fuentes militares han revelado a Reuters que todavía están discutiendo el plan que se pondrá en marcha para solucionar la crisis política. Según ha podido saber Reuters, la 'hoja de ruta' del Ejército prevé la suspensión de la Constitución y la disolución del Parlamento, que lideran los islamistas, así como la creación de un gobierno de tecnócratas que asuma las riendas del país hasta que la Carta Magna sea enmendada, para después celebrar elecciones presidenciales.

Mursi ha pedido al Ejército, a través de la red social Twitter, que retire el ultimátum y ha subrayado que "se agarrará a la legitimidad constitucional", según ha informado el diario oficial 'Al Ahram'. Después, en un discurso dirigido a la nación, ha aclarado que no dimitirá y ha insistido en que "se aferrará a la legitimidad" porque fue elegido en unas elecciones "libres" y la Constitución fue aprobada en referéndum. "Me preocupa mucho que la sangre de los egipcios no se derrame. Seré firme con toda aquella persona que provoque el derramamiento de sangre", ha advertido, según ha informado la televisión estatal.