HRW denuncia los abusos del régimen sirio contra las mujeres en el marco de la represión contra la oposición
Hace unos meses, en la embajada siria en Madrid, fueron denunciados los abusos de «género» del régimen sirio - efe

HRW denuncia los abusos del régimen sirio contra las mujeres en el marco de la represión contra la oposición

En los últimos dos años, varias activistas han sido torturadas o sometidas a abusos sexuales. La ONG responsabiliza a las fuerzas de seguridad del régimen de Bashar al Assad

Actualizado:

La ONG Human Rights Watch ha denunciado ayer los abusos cometidos por las fuerzas militares y gubernamentales sirias contra mujeres opositoras y contra familiares y vecinas de activistas de la oposición y combatientes sirios.

En algunos casos, las han torturado y sometido a abusos sexuales, asegura el grupo. La organización ha entrevistado a diez mujeres sirias que fueron detenidas por las milicias progubernamentales, también conocidas como «shabih», por haber participado en actividades contra el Gobierno o de sus familiares. Al menos ocho de ellas han asegurado que las fuerzas del presidente, Bashar al Assad, habían abusado de ellas o las habían torturado durante el período en el que permanecieron arrestadas.

Los abusos incluyen descargas eléctricas y porras para torturarlasLos abusos incluían, según el comunicado divulgado por HRW, descargas eléctricas, someterlas a situaciones de estrés y la utilización de barras de metal, cables y porras para golpearlas y torturarlas. Asimismo, la ONG ha subrayado que las ocho mujeres habían sido detenidas por participar en manifestaciones pacíficas, elaborar carteles a favor de la oposición, proporcionar ayuda humanitaria y atención médica a las personas afectadas por el conflicto armado, facilitar el traslado de desertores del Ejército sirio y asistir a los desplazados sirios.

En dos ocasiones, según la ONG, las mujeres han indicado que agentes de las fuerzas de seguridad las violaron cuando se encontraban detenidas en el Centro Militar de Inteligencia de Tartus (oeste) y en la División de Inteligencia de la Fuerza Aérea en Mezze, Damasco.

Aparte, HRW también ha entrevistado a dos mujeres que fueron detenidas y a otras cinco que sufrieron abusos físicos a manos de las fuerzas del régimen, «simplemente» por el presunto vínculo que mantenían sus familiares o vecinos con la oposición siria.

«Más allá de los tiroteos diarios, las mujeres han sido una voz poderosa de la oposición en las aldeas y pueblos de toda Siria», ha declarado la directora de HRW para los derechos de las mujeres, Liesl Gerntholtz. «En respuesta, el Gobierno sirio está castigando a las mujeres por hacer entrega de ayuda humanitaria, participar en protestas y apoyar a la oposición», ha proseguido.

Violencia sexual

Amal, de 19 años, ha afirmado a HRW que fue violada hasta en dos ocasiones. La primera fue en octubre de 2012 en Tartus por parte de un investigador y dos funcionarios y la segunda vez, un mes más tarde, a manos de otros dos funcionarios en el centro de Inteligencia de Damasco.

Igualmente, Maysa, de 30 años, ha asegurado que fue golpeada, amenazada con ser torturada y violada en junio de 2012 por un miembro del aparato de la seguridad estatal mientras se encontraba detenida en Mezze. No obstante, Human Rights Watch reconoce que no tiene pruebas de que los altos cargos ordenasen a sus tropas violar a las mujeres durante el período de arresto ni que la violencia sexual se haya generalizado y sea, por consiguiente, «sistemática» en los centros de detención del Gobierno.

«Las torturas y los ataques se cometen desde hace más de dos años»En cualquier caso, la ONG ha enfatizado que los oficiales al mando de la mayoría de los casos no han tomado, hasta el momento, ninguna medida para investigar o castigar a quienes han cometido actos de violencia sexual ni para evitar que se produzcan nuevos casos.

«La tortura y los ataques contra mujeres activistas se llevan cometiendo desde hace más de dos años y las autoridades sirias continúan haciendo la vista gorda», ha enfatizado Gerntholtz. «El Gobierno sirio debe poner fin de inmediato los abusos contra las mujeres activistas y poner en práctica medidas para protegerlas. Además, quienes han cometido estos delitos tienen que rendir cuentas» ante la justicia, ha añadido.