El Supremo argentino frena la reforma judicial de Cristina Fernández de Kirchner
Cristina Fernández, en un acto esta semana - efe

El Supremo argentino frena la reforma judicial de Cristina Fernández de Kirchner

El fallo deja sin efecto la intención de elegir mediante el voto universal a los integrantes del Consejo de la Magistratura

Actualizado:

La Corte Suprema de Justicia, equivalente al Supremo español, declaró inconstitucional esta tarde la reforma judicial impulsada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. El fallo, que convalida uno anterior de la juez Federal María Servini de Cubria, deja sin efecto la intención de elegir mediante el voto universal a los integrantes del Consejo de la Magistratura, equivalente al Consejo General del Poder Judicial. Este era uno de los puntos más polémicos de la ley bautizada «democratización de la justicia» por el Gobierno.

La totalidad de los miembros de la Corte, a excepción de Raúl Zaffaroni (afín al Ejecutivo), se manifestó en contra de la ley que había sido recurrida en una treintena de juzgados de toda Argentina.

La sentencia anula las elecciones primarias convocadas para el próximo mes de agosto para, como quería el Gobierno, elegir a los consejeros. Estos, según la ley declarada inconstitucional se verían obligados a ir en una lista de partido político para formar parte del Consejo de la Magistratura si la Corte ni hubiera fallado como lo hizo.

El fallo, de 67 páginas, declara inconstitucionales los artículos 2º, 4º, 18 y 30 de la ley. «Es inválido obligar a los jueces, abogados y académicos a someterse a elecciones populares», señala la Corte. Asimismo, considera inconstituional la nueva composición del Consejo que pretendía la presidenta de Argentina.

La ley anulada se aprobó en ambas Cámaras donde el Gobierno tiene mayoría. La Corte pudo pronunciarse después de que Servini de Cubría fallara y se aplicara la figura del «per saltum». De este modo, una causa salta todas las instacias intermedias y va directamente al Alto Tribunal.

El revés supone para la presidenta de Argentina un severo batacazo y le corta el paso a una posible reforma Constitucional que pudiera habilitarla para un tercer mandato consecutivo.