Ankara culpa a la prensa española de engordar la crisis turca para atraer turismo
Las protestas de Estambul se han prolongado ya a Ankara, cuyo gobierno carga ahora contra la prensa extranjera - afp

Ankara culpa a la prensa española de engordar la crisis turca para atraer turismo

«Los medios españoles han estado cubriendo las protestas de un modo exagerado, subrayando que Turquía recibió más turistas que su país durante el último año», indicó el portavoz del partido de Erdogan

daniel iriarte
Actualizado:

Si el primer ministro turco,Recep Tayip Erdogan, volvió a arremeter contra la prensa extranjera durante el mitin en Estambul, el portavoz del partido del gobierno, Hüseyin Çelik, concretó todavía más la acusación, señalando directamente a los medios de nuestro país. “Los medios españoles han estado cubriendo las protestas de un modo exagerado, subrayando que Turquía recibió más turistas que su país durante el último año”, indicó Çelik, insinuando que el resentimiento es el motivo por el que la prensa española se ha mostrado tan crítica con la violencia de los agentes contra los manifestantes, en un intento de dañar el turismo.

Durante este domingo, la señal de todos los canales de televisión extranjeros desapareció del satélite Digitürk, presumiblemente para evitar que la cobertura de los posibles incidentes en estas emisoras pudiese ser vista por los espectadores turcos. El Ejecutivo turco se ha mostrado muy descontento por el tratamiento de las protestas en los medios internacionales.

No se libró el semanario «The Economist»

Especialmente hiriente les pareció la portada del semanario “The Economist”, que en la portada de su último número presenta a Erdogan vestido con ropajes otomanos bajo la leyenda “¿Demócrata o sultán”.

“The Economist lo ha vuelto a hacer. Un retrato con photoshop, un montón de autobombo y una larga lista de peticiones. Me pregunto cuándo fue la última vez que esta publicación usó tantos verbos modales como “tiene que” y “debería” en un artículo, mientras intenta darle órdenes a Turquía y a su gobierno elegido democráticamente”, dijo Bagis. “Si no fuese claramente patética e ignorante, el abuso de " The Economist" del retrato del sultán es una amenaza escasamente velada y escandalosa”, aseguró.

“El retrato en el que se basa la foto [de Erdogan] se basa en uno del sultán Selim III. Este fue un reformista que abolió el ejército corrupto e ingobernable de los jenízaros”, indicó Bagis. Lo que no comentó fue el probable motivo por el que el semanario británico eligió a este sultán y no a otro: Selim III es conocido por la imposición de una prohibición total del consumo de alcohol durante su reinado, un motivo por el que los adversarios políticos de Erdogan le comparan frecuentemente con aquel a medida que el gobierno turco incrementa las restricciones.