El skinhead español Esteban M. «golpeó para matar» a Clément Méric, según la Fiscalía
El fiscal de París Francois Molins - afp

El skinhead español Esteban M. «golpeó para matar» a Clément Méric, según la Fiscalía

La Justicia francesa le acusa de homicidio voluntario y por el momento descarta que se trate de legítima defensa, tal y como él alegaba

agencias
Actualizado:

Esteban M., el skinhead gaditano que presuntamente mató al joven estudiante de Ciencias Políticas, Clément Méric durante una pelea en París, actuó con el propósito de asesinar, según la Justicia francesa. Esteban M. es el principal sospechoso de asesinar «a golpes» a Clément Méric, según el comunicado lanzado hoy sábado.

El Gobierno francés ha anunciado la disolución de la agrupación de derechas a la que pertenecía: La Juventud Nacionalista Revolucionaria.

Según la versión del fiscal, Méric, de 19 años, falleció debido a los golpes que recibió en la cara, y no a una caída. Ya bajo custodia, Esteban M., "reconoció haberle propinado dos golpes con las manos desnudas, incluido el que le derribó", explica el texto de la Fiscalía, que recoge un informe forense, que no descarta la utilización de un puño americano.

Los cinco detenidos son miembros del grupo ultraderechista Tercera Vía que se enfrascaron en una "reyerta" con los antifascistas a las 18.40 horas del miércoles en la calle Caumartin, cerca de la estación parisina de Saint-Lazare tras un "encuentro casual" en un local que comercializaba ropa de la marca Fred Perry. Todo comenzó cuando "los militantes de ultraizquierda se mofaron de los de los de extrema derecha", según la Fiscalía.

"Un amigo de la banda de Clément Méric arremetió verbalmente contra un miembro del grupo Tercera Vía", relata. "¡Nazis, acabad con vuestras compras!", le gritó. Entonces, según los testimonios de dos vigilantes de seguridad, un vendedor y un cliente, el amigo de la víctima provocó de nuevo a su interlocutor.

Uno de los skinheads y Katia, la compañera de Esteban, pidieron refuerzos por teléfono. El grupo de Méric dijo a uno de los vigilantes que había cuatro jóvenes esperándoles en la planta baja del edificio. El vigilante les emplazó entonces a "no buscar la confrontación". En la reyerta posterior Méric resultó gravemente herido y falleció al día siguiente en un hospital parisino. Su muerte ha provocado la movilización de las organizaciones de izquierda y antifascistas, que denuncian la actuación de los grupos de ultraderecha.