Rusia suministrará a Siria más de diez aviones de combate MiG-29
Entrevista al presidente sirio Bashar al Assad - efe

Rusia suministrará a Siria más de diez aviones de combate MiG-29

Fuentes de la industria armamentística señalan que es improbable el envío de los misiles del sistema de defensa aérea antes del otoño

Actualizado:

Rusia suministrará a Siria más diez aviones de combate MiG-29MM2 en virtud de un contrato entre Moscú y Damasco, anunció hoy el director general del consorcio ruso que fabrica estos aviones, Serguéi Korotkov.

«La delegación siria está estos días en Moscú, se están concretando los detalles del contrato», reveló Korotkov, citado por la agencia Interfax, en declaraciones a los periodistas rusos.

El jefe de la corporación MiG precisó que Damasco recibirá más de diez aviones.

No obstante, fuentes de la industria armamentística han indicado a la agencia Interfax que es improbable que el envío de los misiles del sistema de defensa aérea S-300 se produzca antes del otoño y que el calendario para la entrega de las armas dependerá de cómo evolucione la situación interna en Rusia.

Rusia ya ha cumplido «parte»

El presidente sirio, Bashar al Assad, reveló ayer jueves en una entrevista a la cadena de televisión libanesa Al Manar -vinculada al movimiento chií Hezbolá- que Rusia ya ha cumplido «parte» de lo acordado en los contratos, pero no ha confirmado, como se aseguró en un primer momento, que Siria ya hubiese recibido el primer cargamento de misiles S-300.

Antes de la emisión de la entrevista, un periódico adelantó que el mandatario sirio confirmaría la llegada del primer cargamento de misiles antiaéreos. Sin embargo, una vez emitida la conversación, dicha cuestión no ha quedado confirmada.

Una fuente cercana al Ministerio de Defensa ruso ha aclarado que «los equipos en sí» no están todavía en Siria, pese a que sí se han llevado a cabo «ciertas medidas o partes del contrato». Según esta fuente, citada por la agencia Reuters, Rusia inicialmente dudó sobre el envío de los S-300, pero cambió de idea tras la decisión de la OTAN de desplegar sistemas Patriot en la frontera entre Turquía y Siria.

Estados Unidos, Francia e Israel, entre otros países, han pedido públicamente a Rusia que no entregue los misiles a Siria. Sin embargo, Moscú, aliado tradicional de Damasco, ha defendido el envío de estos equipos, especialmente después de que la Unión Europea abriese la puerta a la entrega de armas a la oposición siria.