Miles de israelíes protestan contra los recortes del gobierno
Manifestantes contra la austeridad impuesta por el Gobierno el sábado en Tel Aviv - afp

Miles de israelíes protestan contra los recortes del gobierno

Yair Lapid, ministro de Finanzas, es el blanco principal de las críticas

Actualizado:

Los eslóganes usados durante las protestas sociales de 2011 volvieron a resonar en las calles de Tel Aviv el sábado, cuando más de diez mil israelíes salieron a protestar los duros recortes y subidas de impuestos planeados por el gobierno de Benjamín Netanyahu.

El borrador de los presupuestos para el 2013 y 2014 presentados por Yair Lapid, actual ministro de Finanzas, suponen un doloroso recorte en ayudas sociales, mientras que este mes se anunció también una subida de impuestos para desinflar el déficit de ocho mil millones de euros.

Lapid, que durante la campaña electoral de enero se erigió como representante de la clase media, tiene que lidiar ahora con las críticas de esa clase media a la que precisamente prometió liberar de la carga económica. Ahora, los israelíes se enfrentan a una subida del impuesto sobre la renta y el IVA, que subirá del 17 al 18 por ciento, mientras ven cómo las ya menguadas ayudas sociales, como la ayuda mensual por hijo, también pasarán por la tijera del que antes fuera un conocido presentador de informativos.

«No hay futuro con Lapid», era uno de los eslóganes que se cantaron ayer en Tel Aviv, en referencia al nombre del partido de la antigua estrella televisiva, Hay Futuro.

En otras partes de Israel, como en Jerusalén, cientos de manifestantes también protestaron los recortes y la subida de impuestos. Los manifestantes lo hicieron frente a la residencia del primer ministro con pancartas que también hacían alusión a la antigua carrera mediática de Lapid, como «¿Dónde está el dinero? Lo tienen los magnates, idiota», haciendo referencia al nombre de una columna semanal escrita por Lapid en un periódico nacional, titulada «¿Dónde está el dinero?».

Los organizadores de las manifestaciones del sábado aseguraron a la prensa local que las protestas sociales de 2011 no han caído en el olvido y que no aceptarán que se apruebe el borrador en el parlamento. Lapid, por su parte, ha pedido a los israelíes que le den más tiempo para que puedan ver el beneficio de las reformas económicas que piensa llevar a cabo y que recuerden que tan sólo lleva en el cargo un mes y medio.

«Habrá una revolución en el sector de la vivienda, el mercado de trabajo y en el alto coste de la vida. Estas reformas no se pueden hacer en seis semanas», comentó Lapid a sus votantes a modo de explicación vía email el sábado, asegurando que hacía falta una maniobra de emergencia para parar la sangría económica a la que el país estaba abocado debido al déficit.