La ONU dice ahora que no hay datos «concluyentes» sobre el uso de armas químicas

El organismo desmiente a su propia investigadora, que apuntó que existían pruebas que sugerían el uso de gas sarín por parte de los combatientes opositores

reuters/ep
Actualizado:

La comisión de Naciones Unidas que investiga el conflicto sirio ha matizado este lunes las declaraciones de la investigadora Carla del Ponte y ha aclarado que todavía no hay datos «concluyentes» sobre el uso de armas químicas en Siria.

Del Ponte, miembro de la comisión especial que está investigando las posibles violaciones de los Derechos Humanos en Siria, aseguró el domingo en una entrevista que este grupo de trabajo tenía pruebas que sugerían el uso de gas sarín por parte de los combatientes opositores.

Este lunes, Del Ponte ha reiterado sus sospechas, citando declaraciones de testigos y fuentes médicas: «Parece, según nuestra investigación, que los rebeldes usaron armas químicas», ha explicado, antes de indicar que «no hay pruebas» de su utilización por parte del régimen de Bashar al Assad.

La comisión de investigación ha querido «aclarar» estas palabras mediante un comunicado en el que ha subrayado que «no se han logrado datos concluyentes del uso de armas químicas por parte de ninguno de los bandos en conflicto».

Este grupo, con sede en Ginebra, está encabezado por el brasileño Paulo Pinheiro y realiza sus trabajos de forma independiente a la comisión promovida por el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, para investigar la hipotética utilización de armamento químico en Siria. El Gobierno de Al Assad todavía no ha permitido la entrada de esta última comisión en el país.