Los disturbios se multiplican en El Aaiún tras la renovación del mandato de la ONU
Saharauis manifestándose en las calles de El Aaiún en 2005 - luis de vega

Los disturbios se multiplican en El Aaiún tras la renovación del mandato de la ONU

La capital del Sahara Occidental es escenario de manifestaciones proindependentistas desde que el Consejo de Seguridad aprobó el jueves la continuidad de la Minurso pero sin pedirle que vigile los abusos de derechos humanos

Actualizado:

Las calles de El Aaiun son estos días escenario de manifestaciones de la población saharaui contra la presencia de Marruecos y a favor de la independencia del territorio. Distintos barrios de la ciudad acogen actos y sentadas de protesta que acaban a menudo con las carreras de los manifestantes que a veces ondean la bandera saharaui delante de agentes marroquíes.

Al menos nueve saharauis resultaron heridos en la tarde del lunes cuando la Policía marroquí intervino durante una concentración de varios cientos de personas en la Avenida de Esmara frente al barrio de Maatala, lugar habitual de protestas, según informó a ABC el activista local Hassana Duihi.

Decenas de furgonetas con antidusturbios rodeaban la zona en la que hubo porrazos y lanzamiento de piedras pero no se practicaron detenciones, añadió Duihi a través del teléfono. La manifestación había sido convocada por diversas organizaciones saharauis de derechos humanos.

Anoche nueve saharauis estaban siendo atendidos en el hospital. Entre ellos se encontraba Sidi Mohamed Dadach, un veterano activista con varios periodos de encarcelamiento en prisiones marroquíes, que tenía una herida en la rodilla, señaló Duihi.

Los disturbios comenzaron el viernes, al día siguiente de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas renovara un año más, hasta abril de 2014, la misión de la ONU en el territorio en disputa pero sin encomendarle la supervisión de los derechos humanos.

Francia, principal aliado de Rabat para frenar esa supervisión, se vio obligada ayer lunes a recordar a Marruecos el «derecho a manifestaciones pacíficas», según Philippe Lalliot, portavoz del Ministerio de Exteriores.

Denuncia de Amnistía Internacional

Un equipo de la ONG Amnistía Internacional (AI) se encontraba en El Aaiún e informó de una treintena de manifestantes heridos el viernes mientras que un comunicado de las autoridades informó de ocho agentes heridos, según la agencia France Presse. La protesta se estaba desarrollando en «calma» y «ha habido un uso excesivo de la fuerza», señaló Sirine Rached, de AI.

En la capital del territorio ninguna agencia internacional dispone de fotógrafos y las imágenes que llegan de los disturbios proceden en su gran mayoría de activistas de derechos humanos y ciudadanos saharauis que las envían a través de las redes sociales o el correo electrónico.

Estados Unidos pretendió que el mandato de la Minurso, nombre que recibe la misión de la ONU, recibiera el encargo de vigilar los abusos de los derechos humanos. Washington llegó a plantearlo a los miembros del denominado Grupo de Amigos del Sahara, al que pertenece junto a Francia, España, Rusia y Gran Bretaña.

La iniciativa norteamericana no encontró el apoyo necesario y la Minurso seguirá siendo la única misión de la ONU que no tiene en su mandato la supervisión de esos abusos, lo que ha sido considerado como una nueva victoria de la diplomacia marroquí, apoyada por París y Madrid.