Letta anuncia la suspensión del impuesto a la vivienda que reclamaba Berlusconi
Enrico Letta elimina el impuesto que grave las viviendas - afp

Letta anuncia la suspensión del impuesto a la vivienda que reclamaba Berlusconi

El nuevo primer ministro italiano ha adelantado que se bajarán los impuestos al trabajo porque, según él, «no es suficiente con los incentivos monetarios»

Actualizado:

El nuevo primer ministro italiano, Enrico Letta, está desgranando este lunes su programa de gobierno para el país entre cuyas medidas destaca la suspensión del impuesto a la primera vivienda introducido por el Gobierno anterior y cuya anulación había reclamado reiteradamente el ex «premier» Silvio Berlusconi. Según ha indicado Letta durante su discurso de investidura ante la Cámara de Diputados, «hay que superar el actual sistema sobre el impuesto a la primera vivienda empezando con la suspensión del pago de junio», en referencia al IMU aprobado por el Gobierno de Mario Monti.

El objetivo, ha precisado, es que el Ejecutivo y el Parlamento puedan llevar a cabo una «reforma general del sistema impositivo». En este sentido, ha adelantado que se bajarán los impuestos al trabajo porque, según él, «no es suficiente con los incentivos monetarios». Letta se ha mostrado particularmente preocupado por los jóvenes y por la falta de expectativas y ha prometido que el trabajo será su prioridad porque «sin trabajo no podemos salir de la pesadilla del empobrecimiento».

«Sin trabajo no podemos salir de la pesadilla del empobrecimiento»Por otra parte, ha prometido que el suyo será un Gobierno europeísta, prueba de lo cual es que, de conseguir entre hoy y mañana la confianza del Parlamento, tiene previsto viajar este miércoles y jueves a Bruselas, Berlín y París. «Si Europa pierde seremos todos los que perdamos, tanto en el norte como en el sur», ha prevenido.

Asimismo, ha dejado claro que su Ejecutivo será «serio y creíble» en lo que al saneamiento de las cuentas públicas se refiere, porque hay que acabar «con la descarga de la deuda en las generaciones futuras", y ha reclamado la necesidad de una « moralización de la vida pública». En este sentido, ha prometido luchar contra la corrupción y ha defendido la necesidad de una «justicia para todos los ciudadanos». También ha prometido a los italianos una «firme lucha contra la evasión» ya que, según él, «no se pueden pedir siempre sacrificios a los mismos».

Coalición de gobierno

Letta ha comenzado su intervención ante los diputados subrayando que con su designación el presidente de la República, Giorgio Napolitano, «nos ha dado la última oportunidad de mostrarnos dignos del papel que la Constitución nos reconoce como representantes de la nación». El primer ministro ha defendido su «gobierno de servicio al país entre fuerzas heterogéneas». «Creo que no es fácil votar juntos, pero creo que es una elección que merece respeto», ha afirmado, ya que se fundamenta «en principios más altos de cohesión nacional» y no de interés personal.

«Aquí o se ganamos todos o perdemos juntos», ha advertido a su coalición, integrada por su fromación, el Partido Democrático, el Pueblo de la Libertad (PDL) de Silvio Berlusconi y Scelta Civica (Opción Cívica), el grupo que apoya a Mario Monti. El hasta ahora 'número dos' del Partido Democrático ha destacado que el nuevo Ejecutivo tiene un carácter «excepcional», como también lo es el hecho de que de las elecciones de febrero «no haya salido una mayoría parlamentaria», algo que también ha atribuido a la actual ley electoral, cuya reforma ha reclamado para «garantizar gobiernos estables para restituir la legitimidad al Parlamento y los parlamentarios».

Letta ha prometido a los italianos una «firme lucha contra la evasión»«Con 11,5 millones de ciudadanos que no han votado en las últimas elecciones, la abstención es el primer partido. O lo entendemos o la política desaparece», ha advertido, subrayando que por ello «la reducción del coste de la política es un deber de credibilidad». Así, ha abogado por suprimir el actual sistema de «reembolso» de los gastos electorales y por introducir «medidas de control y sanción, también sobre los grupos parlamentarios y regionales». Como demostración de su deseo de mejorar la imagen de los políticos ante los italianos, el primer ministro ha anunciado que pretende suprimir el sueldo de aquellos ministros que también sean parlamentarios, aunque «ellos todavía no lo saben».

Esta propuesta le ha hecho granjearse también los aplausos del Movimiento Cinco Estrellas, que no respalda a su Ejecutivo. Letta también ha hecho referencia a otras reformas institucionales que según él son necesarias, en concreto, «superar el bicameralismo parlamentario» con una única cámara que dé la «confianza» y una segunda, un «Senado de las Regiones y las autonomías», así como la «abolición definitiva de las autonomías».

Plazo de 18 meses

Por último, ha precisado que se da de plazo 18 meses para poner en marcha las reformas planteadas. «En 18 meses comprobaré si el proyecto se encamina hacia puerto seguro. Si compruebo que hay posibilidades de éxito, nuestro trabajo podrá continuar», ha explicado. «Pero si los vetos y las incertidumbres se implantaran en todo no tendré ninguna duda en extraer las consecuencias de ello», ha añadido, dando a entender que entonces renunciaría a su cargo. Así las cosas, tras comparar la tarea que tiene su Gobierno por delante con la de David frente a Goliat, el primer ministro se ha dirigido a continuación al Senado para presentar por escrito su discurso programático.

Esta tarde está previsto el debate sobre el programa de Gobierno en la Cámara de Diputados, donde la votación podría celebrarse hacia las 20:00 horas, mientras que en el Senado se produciría este martes en torno a las 13:00 horas. Letta no debería tener problemas para conseguir la confianza de ambas cámaras, puesto que PD, PDL y Scelta Civica tienen más de los 316 votos necesarios en la Cámara Baja y los 159 en la Cámara Alta. Según el recuento que hace «La Stampa», el Ejecutivo debería obtener hasta 455 votos en la Cámara de Diputados y 221 en el Senado, a los que se sumarían los de los tres senadores vitalicios.

Reacciones

Desde el partido de Berlusconi han aplaudido la decisión de Letta de suprimir el IMU. Su secretario general y nuevo viceprimer ministro, Angelino Alfano, ha reconocido que la primera parte del discurso ha sido «música para nuestras orejas». En la misma línea ha hablado Daniela Santanchè, miembro del PDL, que ha calificado de «victoria absoluta de Berlusconi» la supresión del IMU.

Por su parte, el exlíder del PD Pier Luigi Bersani, que dimitió del cargo tras su incapacidad para formar gobierno, ha considerado que en el discurso de Letta «están las condiciones para que el voto de confianza no sea solo formal en la intención de ayudar al gobierno a caminar frente a los enormes problemas que tiene el país». Más crítico se ha mostrado el líder del Movimiento Cinco Estrellas en la Cámara, Riccardo Nuti, quien ha ironizado y ha echado en falta «solo la paz en el mundo». «Lo que cuenta es lo que se hace no lo que se dice», ha subrayado.