Desafío a los portugueses para crear un nuevo partido político sin políticos
Adriano Macedo quiere movilizar a la sociedad portuguesa para constituir un nuevo partido político capaz de resolver los problemas - BELEN RODRIGO

Desafío a los portugueses para crear un nuevo partido político sin políticos

PORTUGAL SI es un manifiesto que pretende dar origen a un nuevo partido y a una nueva forma de hacer política

Actualizado:

Quién no ha pensado alguna vez en cambiar el mundo empezando por tu propio país. Quien no se ha imaginado como jefe de Gobierno, tomando medidas más sensatas que la de nuestros gobernantes y así acabar con todos los males de la sociedad, como el desempleo, la pobreza o la violencia. Quien no ha soñado con una sociedad sin corrupción, una clase política seria y cercana a los ciudadanos, capaz de responder a sus necesidades. Adriano Macedo, lisboeta, 52 años, asegura no ambicionar una carreta política sino que pretende poner en marcha una nueva forma de hacer política. PORTUGAL SI nace de una ilusión, de un sueño, de una necesidad….”Es el embrión de un partido, una cosa positiva”, explica a ABC, “es una actitud que tiene su origen en la sociedad civil”.

Adriano no se ha conformado con soñar y por eso quiere llegar más lejos. Acaba de presentar públicamente este manifiesto con el que pretende constituir una estructura que le permita recaudar las 7.500 firmas exigidas por ley para la constitución de un partido político. Se dedica al marketing y a la publicidad y únicamente participó activamente en la vida política durante tres años, después del 25 de abril. En el 2011 “al ver que el país llevaba demasiado tiempo en el camino errado decidí lanzar la iniciativa Portugal Si”. El nombre se debe a la idea de ser positivo, de no ir contra nada sino de hacer cosas. “Que la sociedad civil participe en la vida política porque decir sistemáticamente que todo está mal no lleva a ningún lado”, cuenta Adriana. Decidió entonces poner en marcha para las legislativas de ese año la campaña del apelo al voto en blanco, “que hice en solitario”. Después, dio un voto de confianza al Gobierno elegido en las urnas y dejó pasar el tiempo para ver resultados.

Ni de izquierdas ni de derecha

La situación no solo no mejoró sino que se agravó, momento en el que ha decidido relanzar la iniciativa “para ver si los portugueses están más receptivos”. Adriano Macedo ya piensa en el partido, “que no es ni de izquierdas ni de derechas”. Cree que hay que ser pragmático y encontrar “las mejores soluciones de gestión que permitan las mejores opciones de vida para las personas”. Le preocupa especialmente la falta de funcionamiento de la Justicia y el alto porcentaje de desempleo. “La cohesión de la sociedad portuguesa está en riesgo, estamos en la punta del abismo”.

El primer objetivo de Adriano es divulgar el manifiesto Portugal SI en el que se lanzan una serie de ideas “y quiero discutirlas con las personas. Estoy abierto a modificaciones”. El paso siguiente será la constitución de una asociación cívica que deberá presentar un programa de partido y entonces buscarán las 7.500 firmas necesarias para la constitución legal de dicho partido. Considera que en Portugal existen dos partidos en el poder que tienen un discurso diferente pero que en términos prácticos del Estado son prácticamente igual y que se alternan en el Gobierno desde el 25 de Abril. “Yo les quiero sacar del poder y colocar ciudadanos que no estén relacionados con la política para desempeñar esos papeles”, matiza Adriano Macedo. Dice tener ideas de izquierda y de derecha, pero ideológicamente se sitúa en el centro izquierda.

Prós e contras

Entre los puntos a favor de este proyecto asegura que va a ayudar el hecho de contar con personas con diferentes profesiones, que vienen de la vida práctica, sin relación con la política. “En cada área estarán los mejores técnicos. Será una bocanada de aire fresco”, refiere. Entre las dificultades que espera subraya que su idea puede encararse como una excentricidad pero “estoy preparado para ello”. Y lo tiene claro “o llevo esta idea para adelante o dentro de unos años me voy de mi país porque así no hay futuro”. Cuenta con simpatizantes, dice que “hoy estoy solo” pero en unos meses “podemos ser muchos”. Y no tiene dudas, para alterar radicalmente las cosas en Portugal “hace falta tener el 70% de los votos, y ese es mi objetivo”. De esta forma podría alterar el funcionamiento estructural del Estado luso, principalmente la Constitución, aunque defiende el régimen constitucional. Asegura que la mayoría de los portugueses no tienen afiliación partidaria, “votan más para castigar a los anteriores y así surge la alternancia”. No ve difícil formar un buen equipo de Gobierno, porque “hay muchas personas alejadas de la política por la mala imagen que ésta tiene”, afirma Adriano. Las personas deben ser profesionales, “poner las personas adecuadas, formar un Ejecutivo con miembros independientes, leales, técnicos de cada área”. No se aceptarán en este partido personas que hayan formado parte de las cúpulas de otras fuerzas políticas. Lo que interesa ahora es desencadenar el proceso y después ya habrá tiempo para pensar en muchos otros pormenores. Una cosa tiene claro “podemos hacer las cosas de forma diferente y así mejorar de forma significativa la vida de los portugueses”. Ha llegado el momento, dice, de transformar Portugal “solo depende de cada uno y de todos nosotros”.