¿De qué modo puede explotar una planta de fertilizantes?
Los Bomberos de Texas aún desconocen las causas de la explosión - reuters

¿De qué modo puede explotar una planta de fertilizantes?

Expertos y Fabricantes de Fertilizantes aseguran que es muy dificil que se produzca un accidente de este tipo sin un incendio o explosión previa

Actualizado:

Pendientes de una investigación que aclare de qué modo se ha producido la explosión de la fábrica de fertilizantes de Texas, la utilización para su elaboración de productos como nitrato amónico, amoniaco, ácido nítrico o urea puede explicar de qué modo ha tenido lugar este suceso.

En todo caso, desde la Asociación Española de Fabricantes de Fertilizantes quieren hacer un llamamiento a la tranquilidad, porque «el número de accidentes que se producen en este tipo de fábricas es mínimo, y por norma general no suponen ningún peligro para la población«, según nos cuenta Yago Delgado, Director Técnico de la asociación.

Con los primeros datos que llegan desde Estados Unidos «parece que se inició con un fuego, y que después tuvo lugar la explosión».

Desde el departamento de Química Inorgánica de la Universidad Complutense de Madrid, su catedrático explica que las plantas de fertilizantes tienen «cierto peligro» porque utilizan una base de nitrato. Son compuestos químicos que se pueden descomponer de manera explosiva en ciertas circunstancias, como calor, un golpe o una explosión previa, aunque «no es frecuente».

Desde el Laboratorio de Combustibles y Petroquímica de la Fundación Gómez Pardo, Francisco Sanz nos explica el tipo de reacciones que se pueden producir, teniendo en cuenta el tipo de compuestos con los que se trabaja en esta clase de fábricas.

Si hablamos del nitrato amónico, su descomposición en dos moléculas de agua y óxido nitroso «es muy explosiva, desprende mucho calor». Nos cuenta Francisco Sanz que «es una reacción exotérmica y produce explosiones, pero es necesario que haya una fuente de ignición cerca, como puede ser un fuego».

El nitrato de amonio se utiliza sobre todo como fertilizante por su buen contenido en nitrógeno. El nitrato es aprovechado directamente por las plantas mientras que el amonio es oxidado por los microorganismos presentes en el suelo a nitrito o nitrato y sirve de abono de más larga duración.

En el caso del ácido nítrico, también empleado en este tipo de plantas, Sanz nos aclara que «es un agente oxidante muy fuerte y cuando está en contacto con sólidos metálicos produce reacciones explosivas» a partir de una fuente de calor o en contacto con un sólido metálico como puede ser el sodio. El ácido nítrico no es combustible, pero facilita la combustión de otras substancias.

El ácido nítrico es un líquido corrosivo y tóxico que puede ocasionar graves quemaduras. Es utilizado comúnmente como un reactivo de laboratorio. Se utiliza para fabricar explosivos como la nitroglicerina y trinitrotolueno (TNT), así como fertilizantes como el nitrato de amonio.

Finalmente, respecto al amoniaco, en condiciones normales es un gas, por lo que el principal riesgo es que se produzca una fuga en el depósito en el que se haya alojado, y sus consecuencias en la población por la inhalación de esta substancia tóxica.

En cualquier caso, para producirse una deflagración como la que hemos visto en la planta de Texas, sería necesario una explosión o un incendio previo. Por ello, desde la asociación de Fabricantes de Fertilizantes insisten en hacer un llamamiento a la tranquilidad de la población, ya que es muy raro que se den ese tipo de percances. Yago Degado añade además que «todas las plantas de fabricación de fertilizantes en España siguen unos protocolos muy estrictos de seguridad».