Fukushima sufre una cuarta fuga de agua radiactiva en una semana
Fotografía facilitada por Tokyo Electric Power Company (TEPCO) que muestra las tuberías donde se producía el escape de agua - tepco

Fukushima sufre una cuarta fuga de agua radiactiva en una semana

Los operarios calculan que contenía unos 6.300 becquerelios, un alto nivel de contaminación

Actualizado:

La Compañía Eléctrica de Tokio (TEPCO) ha informado este jueves de que se ha producido otra fuga de agua radiactiva en la central nuclear de Fukushima-1, ubicada en el noreste de Japón. Se trata de la cuarta en una semana, según recoge la televisión pública NHK. La fuga se ha producido desde un entramado de tuberías a la cubierta de unos de los siete tanque que almacenan agua radiactiva.

Los operarios calculan que contenía unos 6.300 becquerelios, un alto nivel de contaminación. Al parecer, ha ocurrido cuando los operaciones de TEPCO estaban bombeando el agua radiactiva desde los tanques dañados, en los que ya se han producido tres fugas, a los que todavía siguen en buenas condiciones.

El pasado sábado, el portavoz de TEPCO Masayuki Ono informó de que se había producido una fuga de agua radiactiva en uno de los siete contenedores que sirven para almacenar el agua que se utiliza para refrigerar la central nuclear.

Al parecer, los ingenieros de la compañía eléctrica detectaron 120 toneladas --el 0,85 por ciento de la capacidad del tanque-- de agua con estroncio entre las capas impermeables que cubren las instalaciones de almacenaje. Apenas 24 horas después, TEPCO informaba de una segunda fuga de agua radiactiva, aunque subrayando que la cantidad vertida era "muy poca", por lo que ni siquiera se planteaba trasvasar el resto del agua a otro tanque. El pasado miércoles, TEPCO indicó que el nivel de cloro entre las tres capas impermeables de uno de los tanques había ascendido hasta 910 partes por millón, desde las cuatro partes por millón de hacía dos días, lo que evidenciaba que había otra fuga de agua radiactiva.

La compañía eléctrica explicó que la fuga se produjo desde las capas inferiores, porque, aunque es habitual que haya fugas en las superiores, pueden mantener el tanque al 80% y actualmente está al 55% de su capacidad.

El 11 de marzo de 2011 un terremoto y un tsunami sacudieron la prefectura de Fukushima, ubicada en el noreste de Japón, dando lugar a una crisis humanitaria y a un accidente nuclear que, junto al de Chernóbil (Ucrania), es el peor de la historia mundial. Desde entonces, los operarios de TEPCO han intentado enfriar la central nuclear bombeando agua hacia sus instalaciones y depurándola después con unos sistemas especiales para garantizar la seguridad ambiental.

El agua contaminada se ha estado acumulando en siete tanques que se han instalado en los alrededores de la central nuclear, cada uno de los cuales posee una capacidad de hasta 14.000 toneladas, aunque se cree que podrían ser insuficientes.