Francia comienza a retirar tropas de Malí
Soldados franceses trasladan cajas con botellas de agua, a unos 100 kilómetros al norte de Gao, ayer - afp

Francia comienza a retirar tropas de Malí

Un primer centenar de soldados descansará tres días en Chipre antes de regresar. El presidente Hollande prevé reducir el contingente en el país africano a 2.000 militares en el mes de julio

Actualizado:

Francia ha retirado este martes a un primer centenar de soldados de su contingente de tropas desplegado en Malí, donde el Ejército francés interviene desde el pasado enero para frenar el avance de los islamistas. Tras pasar por Abiyán, el primer contingente francés desmovilizado llegó a Paphos, en Chipre, donde descansarán tres días antes de regresar a Francia, informa el Estado Mayor.

Son militares de unidades de paracaidistas que operaban en la región de Tessalit (noreste), donde se registraron violentos combates contra las tropas islamistas entre los pasados meses de febrero y marzo, señaló el coronel Thierry Burkhard.

El presidente de Francia, François Hollande, había anunciado que las tropas franceses comenzarían a retirarse de Malí en abril y que el contingente de militares galos en Malí debería quedar reducido a 2.000 soldados en julio. En total, Francia contaba con algo más de 4.000 militares antes de esta primera retirada de tropas, de los que cinco han caído en combate desde enero.

Según datos facilitados a finales de marzo por el Ejército maliense, también han muerto desde el inicio del conflicto al menos 63 soldados de ese país y unos 600 rebeldes islámicos, a los que hay que sumar 26 soldados chadianos, dos togoleses y un voltense.

Freno al avance rebelde

Francia envió el pasado 11 de enero sus primeros aviones y, posteriormente, algo más de 4.000 militares que participan directamente en la guerra contra los grupos armados que controlaban las provincias septentrionales de Malí. Junto a ellos han combatido 6.300 soldados africanos, 2.000 de los cuales fueron enviados por Chad. En pocas semanas, la intervención logró frenar el ataque rebelde y recuperar el control de las principales ciudades de esta vasta región maliense conocida como Azawad.

Una de las grandes preocupaciones de París es la suerte de los siete rehenes galos en manos de grupos islamistas en el Sahel, de los que seis se suponen capturados por Al Qaida del Magreb Islámico.