Beppe Grillo amenaza con dejar la política si su partido pacta con el centro-izquierda
Beppe Grillo - efe

Beppe Grillo amenaza con dejar la política si su partido pacta con el centro-izquierda

«Si el M5S da un voto de confianza a los que han destruido Italia, tranquilamente me retiraré», afirma en Twitter el cómico

Actualizado:

Beppe Grillo, líder del Movimiento Cinco Estrellas (M5S), que en las pasadas elecciones generales en Italia acumuló el voto antipolítico y contestatario, asegura que dejará la política si los parlamentarios del partido respaldan un gobierno de centro-izquierda. «Si se da un voto de confianza de los grupos parlamentarios del M5S a aquellos que han destruido Italia, yo, tranquilamente, me retiro de la política», amenazó el cómico en su cuenta de la red social Twitter.

Acusado por sus opositores de populismo, Grillo ha rechazado además la posibilidad de un referéndum en el seno del Movimiento sobre ese posible acuerdo con Pier Luigi Bersani.

El Partido Democrático de Bersani, primera fuerza en las elecciones, pero sin mayoría absoluta en ninguna de las cámaras, necesitaría un acuerdo con Grillo para poder gobernar el país, tras su negativa a hacerlo con el PdL de Silvio Berlusconi. Grillo, cuyo partido fue el más votado en la Cámara si no se tienen en cuenta las coaliciones electorales, ya ha manifestado en varias ocasiones que su idea es votar ley a ley, en base a su programa electoral, sin un compromiso permanente con otra formación.

Sin embargo, una reciente encuesta difundida por el diario «Corriere della Sera» reflejaba cómo siete de cada diez votantes del partido de Grillo apoyarían un pacto con Bersani. Pero los que confían en que se llegue a ese acuerdo, según los resultados del mismo estudio, son apenas el 16% «No hay y nunca ha habido ningún margen para un acuerdo. No vamos a ser la muleta de nadie», dijo al respecto otra de las cabecillas del movimiento, Roberta Lombardi, que se mostró tajante sobre el posible acuerdo.

El periodo de negociaciones con el presidente Napolitano para formar un nuevo Ejecutivo comenzará en diez días, sin que por ahora se vislumbre una salida a la crisis política en Italia.