A Colombia le preocupa el proceso de paz sin Chávez
Un quiosco de Cali, con la prensa del día después de la muerte de Hugo Chávez - afp

A Colombia le preocupa el proceso de paz sin Chávez

La canciller se apresuró a afirmar que la desaparición del líder bolivariano no afectará al diálogo que mantienen con las FARC en La Habana

alejandra de vengoechea
Actualizado:

Un día después de muerto el presidente Hugo Chávez, la Canciller colombiana, María Ángela Holguín, se apresuró en decir que su ausencia no afectará el proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), primera guerrilla del país.

Holguín, quien fuera embajadora de Colombia en Caracas y conoce al dedillo ambos países, abordó una cuestión crucial en este momento. El presidente Chávez era una especie de garante del actual proceso de paz que mantienen el Gobierno colombiano y los rebeldes en La Habana. Las FARC confiaban en Chávez y se daba por descontado que les ayudaría a mantener los acuerdos pactados. A fin de cuentas, Hugo Chávez fue la persona que sirvió de mediador en la liberación de varios secuestrados, entre ellos Clara Rojas, la compañera política de la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt. Sin Chávez de por medio, decenas de políticos no habrían salido de las selvas colombianas.

Por eso el presidente Juan Manuel Santos, quien a todas luces buscará la reelección el próximo año, no ocultó su dolor. «Para mí en particular -dijo apenas se enteró de la muerte-, la pérdida del presidente Chávez tiene un significado especial», dijo Santos. Tres días después de haber tomado posesión, Santos restableció las relaciones bilaterales que se habían roto después de que su antecesor, Álvaro Uribe (2002-2010), las rompiera tras demostrar cómo Chávez hospedada y apoyaba a varios miembros de las FARC.

Intercambio comercial

Romperlas se tradujo en pérdidas diarias de 2,4 millones de dólares, según cifras de la Cámara de Comercio colombo-venezolana. Restablecerlas incluso mejoró las condiciones pasadas. Según datos suministrados por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) y la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), el intercambio comercial entre Venezuela y Colombia sumó en 2012 más de 3.280 millones de dólares, en comparación con los 2.342 millones de dólares del año anterior, lo que representa un crecimiento de 40,4 por ciento.

Con Chávez de su lado, Santos no solo tenía un paliativo económico que permitía cierta normalidad en los más de 2.200 kilómetros cuadrados que ambos países comparten en su frontera. También tenía un as bajo la manga si lograba una buena negociación con las FARC.

Por eso en Colombia todo el tema de Chávez se centró en la paz. Para algunos, como la analista Socorro Ramírez, citada por el diario «El Tiempo», la era posChávez «puede tener fuertes repercusiones en Colombia. No tanto en el proceso de paz, en cuyo inicio Chávez tuvo un papel crucial al conducir a las FARC a la mesa, pero cuya dinámica ya es independiente. Las mayores repercusiones pueden provenir de una probable inestabilidad que genere crisis de gobernabilidad y aumento de inseguridad en la frontera compartida. Porque, bien que mal, Chávez era el punto estable en la inestable Venezuela que él mismo contribuyó a crear».

«Chávez era el punto estable en la inestable Venezuela que él mismo contribuyó a crea»

Para otros, como los analistas que hablaron con el portal de internet La Silla Vacia.com, si Nicolás Maduro es elegido presidente en las próximas elecciones con suficiente fuerza para garantizar su poder dentro del chavismo, «Venezuela seguirá apoyando el proceso (de paz) y éste podría seguir su curso actual». Habrá que ver qué pasa al otro lado de la frontera.