Este es su aspecto a día de hoy
Este es su aspecto a día de hoy - Asoc. veteranos uzbecos

La sorprendente historia del soldado ruso desaparecido durante 30 años

Su hermano le reconoce por una fotografía. Durante todo ese tiempo vivió en Afganistán

Actualizado:

El sorprendente descubrimiento fue hecho por casualidad hace unos días pero fue comunicado el pasado martes por el presidente de la Asociación de Veteranos uzbecos de Samarcanda.

El soldado, perteneciente al Regimiento de Infantería destinado en la provincia occidental de Herat, en Afganistán, pudo ser localizado por su hermano a través de una fotografía.

La historia comienza en el año 1980, poco después del comienzo de la campaña soviética en Afganistán. El soldado ruso Khakimov resultó entonces gravemente herido durante un tiroteo ya pesar de ser un enemigo fue rescatado por algunos nativos.

El soldado se curó de sus heridas gracias a las atenciones que le prestó un anciano tribal expero en remedios naturales.

Desde ese momento se cambió el nombde por el de Sheikh Abdullah, y decidió seguir los pasos de su sanador, que se ganaba la vida curando con plantas a los habitantes de la zona, pertenecientes a tribus semi nómadas.

La Asociación de Veteranos uzbeka se encargó de investigar durante años el paradero de este soldado, hasta hace unos días cuando un hermano de Khakimov pudo reconocer su imágen en una fotografía.

No hubiera sido posible otro tipo de identificación ya que el hombre carecía de cualquier tipo de documento, y transcurridos 33 años de su desaparición el soldado soviético residía en su «nuevo país», Uzbekistán, donde no contaba con partida de nacimiento ni otro tipo de inscripción oficial.

Las diversas asociaciones de veteranos de la guerra en Afganistán afirman que hay más de 200 soldados soviéticos que siguen desaparecidas en el país, la mitad de los cuales eran rusos. Hasta ahora, 29 han sido encontrados. Siete de ellos han preferido seguir viviendo allí.