Secuestran a la hija de diez años del «rey de la cocaína» en Bulgaria

Banev, el padre de la niña secuestra, es un capo de la mafia búlgara que recién fue condenado a casi ocho años de cárcel

Actualizado:

Tres hombres enmascarados secuestraron ayer a la hija de diez años de un jefe de la mafia búlgara, Evelin Banev, condenado el pasado febrero a siete años y medio de cárcel por dirigir una importante red de narcotráfico que operaba entre América Latina y Europa, según informó la Policía.

Los tres hombres, que conducían un vehículo deportivo utilitario, bloquearon el paso al coche en el que viajaba la menor, dispararon e hirieron al conductor y secuestraron a la niña, según el comunicado policial. El conductor ha sido hospitalizado, pero su vida no corre peligro, según han informado fuentes médicas.

«La Policía ha bloqueado las carreteras tanto de acceso a la capital, Sofía, como de salida. Se están llevando a cabo todas las medidas pertinentes para averiguar el paradero de la niña» ha declarado la Policía a través de un comunicado.

«La Policía ha bloqueado las carreteras de acceso y salida a la capital»

Banev continúa detenido

Banev, de 49 años, fue detenido el pasado mes de mayo en Italia en una operación internacional de la Policía denominada «Jefes de la coca», en la que estaban involucradas las autoridades búlgaras, italianas, francesas, suizas y españolas. La Policía italiana indicó que la banda de Banev era la responsable de introducir cerca de 40 toneladas de cocaína cada año en Italia.

El mes pasado, un tribunal búlgaro condenó a Banev, conocido como «Brendo», a siete años y medio de cárcel por el tráfico de drogas, por el cual consiguió unos dos millones de euros. En un primer momento, Italia entregó a las autoridades búlgaras al capo, pero fue devuelto a una prisión italiana para ser juzgado por tráfico de drogas.

El secuestro de este martes ha sido el primero desde 2009, cuando la Policía detuvo a 25 personas vinculadas con 16 secuestros de personalidades búlgaras a cambio de rescates. El pasado abril, un tribunal de Sofía condenó a cuatro de los acusados a al menos 16 años de cárcel.