Relato de una noche de horror de trece turistas españoles en Acapulco
Militares rastrean la zona de Acapulco en busca de los autores de las violaciones a seis españolas - reuters

Relato de una noche de horror de trece turistas españoles en Acapulco

Seis días después del brutal asalto la Policía mexicana investiga una pista fiable y ayer detuvo a seis sospechosos

Actualizado:

Puente de la Constitución en México. Un grupo de amigos (seis españolas, una mexicana y siete españoles) decide alquilar una villa a las afueras de Acapulco, Casa Banbaje, que han encontrado en internet. Uno de los muchos bungalós que salpican la costa, al pie de una playa con el sugerente nombre de Encantada y a espaldas de la laguna de Tres Palos. Junto al entorno paradisíaco la casa ofrece privacidad, piscina, solarium, jardín, porche... Considerado el precio medio de alquiler en la zona, la estancia de fin de semana costaría alrededor de 28.000 pesos, unos razonables 1.635 euros a dividir entre catorce personas.

El chalecito de dos plantas con techos de palma, entre el aeropuerto y el poblado de Barra Vieja, queda a un costado de la carretera. Un camino de tierra que conduce al mar separa la sólida construcción color teja de unas cabañas, «Bambuddha», donde se ofrecen cursos de yoga. Los turistas saludan a la propietaria del hotel y no pierden más tiempo que para disfrutar del descanso entre el inclemente sol y las bravías aguas del Pacífico.

Armados y encapuchados

Sábado y domingo habrían transcurrido entre baños y risas. Pero a eso de la una de la madrugada del lunes se desata el terror. Un grupo de hombres armados y encapuchados salta la cerca que rodea la vivienda y se introduce en el interior. Se desconoce su número exacto, pues los asaltantes se distribuyeron en distintas habitaciones mientras van separando a los hombres de las mujeres. Las autoridades detuvieron anoche a seis sospechosos.

Mientras los amenazan con armas cortas, los criminales atan a los muchachos con cables eléctricos y los amordazan con los elásticos de los bañadores de sus amigas. Los despojan de sus teléfonos móviles, ordenadores, carteras, cámaras fotográficas, tarjetas de crédito, alguna prenda de vestir y todo el dinero. Después, en una alevosa orgía de maldad que se prolonga durante más de dos horas, se turnan para vigilarlos al tiempo que violan a las chicas. Sólo se salva la esposa mexicana de uno de los varones, por ser de dicha nacionalidad.

Amparados por la soledad y el silencio de la noche (quizá ladraba un perro a lo lejos), los delincuentes aún tienen tiempo para beber mezcal hasta que, bien pasadas las 3 de la madrugada, abandonan la casa no sin antes amenazar a sus víctimas para que no presenten denuncia. Hasta tres horas más tarde, ya con el clarear del alba, los jóvenes no consiguen sacudirse el miedo que los atenaza y pasan a pedir auxilio al «Bambuddha». Será la dueña del establecimiento quien alerte.

Tras recibir asistencia consular -durante todo el lunes estuvieron acompañadas por la secretaria del cónsul honorario en Acapulco, pues Pedro Haces regresaba ese día de España- y presentar la correspondiente denuncia, las mujeres, acompañadas por funcionarios de Turismo, prestan declaración ante la Agencia del Ministerio Público para la Atención de Delitos Sexuales. Esa misma noche partirán en dos camionetas de regreso a la Ciudad de México, con la esperanza de que los 380 kilómetros de distancia contribuyan, con el tiempo, a que se desvanezca la pesadilla.

Poca información

Poco ha trascendido sobre la identidad de los trece españoles ante la reserva mantenida por las autoridades locales y el cuerpo diplomático. Se sabe que ninguno ha cumplido aún los 40 ni cumplirá ya los 25. Que muchos de ellos residen y trabajan en el Distrito Federal. Que proceden de lugares tan dispares como Salamanca o La Coruña. Y que algunos amigos habían llegado desde la Península para compartir unos días de vacaciones en México.

Mientras, la noticia pesa como una losa sobre Acapulco, el que fuera en los años cincuenta balneario para las estrellas de Hollywood y que hoy, gracias al turismo local, empezaba a levantar cabeza después de que la violencia del narcotráfico vaciara sus hoteles.

Las tres administraciones -local, estatal y federal- se han volcado en la investigación del crimen, que adjudican a la delincuencia común. El gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, insistía ayer en que «se tienen pistas muy cercanas para detenerlos». Las autoridades municipales y regionales niegan que la zona oriente de Acapulco sea un foco delictivo, pero ahora se ha sabido que desde hace más de un año una banda asolaba el área y ninguna de las dependencias involucradas en el Operativo Guerrero Seguro tenía asignada su vigilancia.

Fuentes federales admiten que desde noviembre de 2011 se han registrado al menos ocho violaciones en el lugar. Sergio Sarmiento detallaba en el diario «Reforma» varios sucesos, como la irrupción de un grupo armado en una casa con 15 personas y al robo de sus pertenencias siguió la violación de las mujeres.

¿Chivos expatorios?

«En todos los casos los criminales advirtieron a las víctimas que si presentaban denuncias, habría represalias. Una de las mujeres decidió presentarla, pero en el Ministerio Público le dijeron que no había médico forense». El nuevo fiscal general de la República, Jesús Murillo, se interesó por el asunto y se capturó a algunos presuntos miembros de la banda.

«En los primeros días de noviembre nos metimos a una casa donde nos chingamos (apoderamos) unas joyas, relojes, unas cámaras, unos IPhone y otras cosas de la casa donde la banda les dio violín (violó) a una doña (señora) y a sus hijas», declaró uno de los detenidos. Tras repetirse los delitos, cabe la duda: ¿Se capturó entonces a los verdaderos responsables o se buscó, como tantas veces, a chivos expiatorios?