El mercado floral europeo, pendiente de las elecciones de Kenia
Observadores de la UE llegados para las elecciones planifican su trabajo sobre un mapa del país - afp

El mercado floral europeo, pendiente de las elecciones de Kenia

En la actualidad, el país africano es el mayor exportador mundial de flores hacia la Unión Europea, con cerca de 122.000 toneladas en 2011

EDUARDO S. MOLANO
Actualizado:

En virtud de ese entretenido modelo que es la «teoría del caos», en el pasado, ya se nos había advertido de que el simple aleteo de una mariposa en un lugar del mundo puede provocar un tsunami en el extremo contrario del planeta. Sin embargo, ahora, esta interrelación causa-efecto parece ir más allá: el futuro de las flores del continente europeo depende de las elecciones presidenciales de Kenia.

Esta semana, la industria floral keniana mostraba su preocupación sobre las condiciones en las que se desarrollarán los próximos comicios en el país africano, previstos para el 4 de marzo.

En la memoria, la ola de violencia post electoral de 2007-2008, que se cobró la vida de más de 1.300 personas y dejó 300.000 desplazados.

«Hay inquietud entre los agricultores sobre el proceso. Solo esperamos que éste sea pacífico ya que cualquier incidente podría provocar la caída del sector», aseguraba Jane Ngige, directora ejecutiva del Consejo keniano de flores (KFC, por sus siglas en inglés).

De igual modo, las principales empresas del sector ya han denunciado que muchos de sus trabajadores pidieron poder ausentarse del puesto de trabajo durante el proceso electoral, al ser el Valle del Rift (sede de la mayoría de los cultivos) uno de los epicentros de la pasada crisis.

400 millones de euros en 2011

Y este aleteo de la mariposa no será menor. En la actualidad, Kenia es el mayor exportador mundial de flores hacia territorio europeo, con cerca de 122.000 toneladas en 2011 (los resultados del pasado ejercicio aún no se han hecho públicos).

No en vano, ese mismo año, la industria de la floricultura dejó cerca de 400 millones de euros en las dañadas arcas del Estado africano gracias, sobre todo, a la reciente depreciación del chelín keniano (el producto se encuentra asegurado en dólares por lo que los agricultores reciben mayores ganancias cuando convierten su divisa de vuelta a Kenia).

«Nuestros principales puertos de entrada son Holanda, Reino Unido, Alemania, Francia y Suiza», destacaba recientemente Winnie Muya, portavoz del KFC, quien reconocía que Europa importa desde Kenia el 35 por ciento de todos sus brotes.

No resulta extraño, por tanto, que durante el colapso en 2010 de los aeropuertos internacionales debido a la erupción del volcán islandés Eyjafjallajökull, la Unión Europea sufriera una carestía de flores durante meses, ante la incapacidad para realizar los envíos.

Eso sí, los afectados no solo fueron los seguidores incondicionales de Cupido. «En Kenia, alrededor de 100.000 agricultores trabajan de forma directa en el negocio», aseguraba Muya.

Y ahora, sus rosas estarán pendientes de la espada.