Tres semanas encarcelado por entrevistar a una mujer violada
Periodistas somalíes exigen la liberación de su colega Abdiaziz Abdinur el pasado domingo en Mogadiscio - reuters
somalia

Tres semanas encarcelado por entrevistar a una mujer violada

El periodista somalí Abdiaziz Abdinur Ibrahim fue detenido el pasado día 10, pese a no haberse presentado cargos en su contra

Actualizado:

De la pluma a la espada, pasando por el barrote carcelario. El periodista somalí Abdiaziz Abdinur Ibrahim cumple tres semanas de arresto tras entrevistar, a comienzos de mes, a una mujer presuntamente violada por miembros de las Fuerzas Armadas locales.

En su declaración, la joven —que reside en un campamento de desplazados internos de la capital de Somalia, Mogadiscio— denunciaba haber sido agredida sexualmente por integrantes del Ejército el pasado mes de diciembre.

Precisamente, tan solo dos días después que Abdinur, conocido como «Koronto» y quien colabora para las emisoras de radio Dalsan y Ergo, se hiciera eco de la denuncia, la emisora catarí Al Yazira (en su versión en inglés) emitía un reportaje sobre el incremento de violaciones en esta ciudad.

Por ello, ante estas dos mediáticas acusaciones, el Departamento Central de Investigaciones de Somalia decidió interrogar tanto a «Koronto» como a Omar Faruk, corresponsal del servicio en árabe de la emisora internacional. Sin embargo, y de forma sorprendente, el primero se encuentra detenido desde el pasado día 10, pese a que no se han presentado cargos en su contra.

«Los periodistas somalíes desafían demasiados peligros, como homicidios, asesinatos, amenazas de muerte, arrestos arbitrarios, y aún así continúan sirviendo a los ciudadanos. Por ello, su libertad de expresión debe ser protegida», asegura Mohamed Ibrahim, secretario general de la Unión Nacional de informadores locales.

Para el dirigente, es una «vergüenza» el arresto de Abdinur tan solo por escribir una historia sobre la violación de una mujer.

Ataques a periodistas

Solo el pasado año, al menos 18 periodistas fueron asesinados en el país africano, considerado uno de los más peligrosos para ejercer esa profesión.

Y la tendencia no parece contenerse. A mediados de mes, Abdihared Osman Aden, reportero de Radio Shabelle, una de las emisoras más populares, fallecía por los disparos efectuados por tres desconocidos cerca de su casa de Mogadiscio.

No era una simple casualidad. En 2012, tres de sus compañeros de emisora fueron también asesinados: Su director Hassan Osman Abdi, en enero; Ahmed Ado Anshur, en mayo; y Mohamed Mohamud Turyare, en octubre.