Perros salvajes matan a cuatro personas en un parque de la Ciudad de México
Algunos de los perros interceptados en el Cerro de la Estrella en fotos cedidas por la Policía - efe

Perros salvajes matan a cuatro personas en un parque de la Ciudad de México

Dos adolescentes, una madre y su bebé de ocho meses, víctimas de la jauría

Actualizado:

Una jauría de perros asilvestrados mató a cuatro personas en el Cerro de la Estrella, en la delegación Iztapalapa del Distrito Federal, entre el 29 de diciembre y el 4 de enero pasados. Las víctimas, cuyos cuerpos destrozados a dentelladas aparecieron en este parque semidesierto, son una mujer y su bebé de 8 meses y una pareja de adolescentes de 16 y 15 años de edad.

La Brigada Animal de la Policía capitalina aseguró ayer haber dado captura a los cánidos responsables de estos ataques: siete machos, diez hembras y ocho cachorros que utilizaban como madrigueras las cuevas y grietas del cerro. «Los perros que retiramos se encuentran en condiciones que se les puede llamar salvajes, actúan en un momento dado como jauría y no están habituados a las personas», detalló el instituto.

Sin embargo, Jesús Rodríguez Almeida, secretario de Seguridad Pública del D.F., ha pedido a la población en entrevista de radio que no acuda a esta reserva ecológica mientras se buscan más perros. El funcionario afirmó que se han adoptado las mismas medidas en el Bosque de Chapultepec y el Bosque de Aragón, donde varios viandantes han sufrido ataques por manadas de estos animales. El jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, ya ha anunciado que su administración prepara una campaña para la esterilización de mascotas.

Respecto a los cuatro fallecidos, las autoridades informaron de que «los dictámenes periciales en criminalística concluyen que las lesiones que presentaban los cuerpos fueron producidas antemortem y postmortem (...) por presión, deslizamiento y perforación de los tejidos blandos y que corresponden a las provocadas por mordida de canes. Por el tipo de lesiones presentadas en los cuerpos, los indicios en sus ropas y el lugar de la investigación, se estima que corresponden a las producidas por ataques de algún o algunos animales, muy probablemente del tipo canino».

Además, una hermana de la joven hallada muerta la pasada semana dijo en su declaración ante el ministerio público que ésta la llamó pidiendo auxilio durante el ataque de la jauría.