ABC.es
Ir a ABC.es

FIMA Ganadera
- Inicio

- Patrón de un nuevo tiempo

- Frente al tótem
- Renovar o morir
- Julián López «El Juli»
- Manuel Jesús «El Cid»
- Cesar Rincón
- Sebastián Castella
- ¿Rezan acaso los toreros?
- Los ganaderos
- Toreros de dinastía
- Carteles de San Isidro 2006
- Domingo Ortega
- Gregorio Sánchez
- 75 años para el recuerdo
- Alerta en la enfermería
- Esperando a Picasso
- Para despertar los sentidos
- Casquería, tradición madrileña
- La letra callada del toreo

«Antes nos arrimábamos como fieras porque pasábamos mucha hambre»

GREGORIO SÁNCHEZ
El director de la Escuela de Madrid cumple 50 años de alternativa

 

TEXTO: ROSARIO PÉREZ

 

-El 1 de abril se cumplieron sus bodas de oro como matador de toros. ¿Qué recuerdos guarda?
-Malos, porque sufrí una cornada que me afectó al nervio ciático,. con lo que no pude matar ni el toro de la alternativa, que me la dio Bienvenida en Sevilla.

 

-¿Pegaban antes más los toros?
-Los toros siempre han pegado fuerte, lo que ocurre es que antes tenían más movilidad, porque eran más chicos, y el sanatorio estaba siempre lleno de toreros.

 

-¿Se arrimaban más en su época?
-El que quiere ser torero, el que tiene ambición y el que tiene valor también se arrima hoy. Lo que pasa es que por aquel entonces éramos toreros hechos de la nada y, cuando te daban la oportunidad de torear, te arrimabas como un loco, como una fiera.

 

-¿Hambre de triunfo o de no tener nada que llevarse a la boca?
-Menudas necesidades pasábamos. Yo trabajaba de albañil. Vivía por Pacífico y los fines de semana iba a entrenarme al pueblo de Vallecas, aunque en ocasiones ni podía porque no tenía fuerzas. Lo único que había era pan duro. La carne y el pescado ni existían. Y el jamón era prohibitivo. En cambio, hoy veo a los chavales que se comen unos bocadillos de aúpa. ¡Qué bocatas se meten!

 

-¿Y tienen ambición?
-Algunos sí, pero la inmensa mayoría, no. y mira que saben que en la Escuela el que se arrima, torea.

 

-Su labor como director de la Escuela Taurina «Marcial Lalanda» ha sido muy alabada. ¿Qué le aporta?
-Cuando me retiré del toro, sentí una tristeza y un vacío enormes. Si no llega a ser por la Escuela, pasaría los días tomando el sol con una garrotita. Me llena de satisfacción ver cómo los chavales se convierten en toreros y en hombres.

 

-En una entrevista en ABC confesó que usted no había tenido infancia.
-y es cierto. Yo no he sido niño. Desde muy chiquitito empecé a sufrir, a pasar calamidades, a pasar hambre. Viví la guerra y sus miedos, muchos más que delante del toro.

 

-Se le considera uno de los toreros más valientes de la historia. ¿Cómo se vence al temor?
-De modo muy sencillo: imponiéndose a él. El valor depende de la necesidad que uno tenga. Si no tienes un duro, te arrimas. El valor es imponerse al miedo y hacer de tripas corazón, con el objetivo de que tu familia no pase penurias. ¿Sabe cuál era una de mis ilusiones?

 

-Adelante.
-Tener una casa con baño. Vivía en una casa pequeña y dormía en el comedor. Todos los sábados cogía el jabón y la toalla y me iba a una casa de baños para ducharme. Y así hasta la semana que viene. Menudas ganas tenía yo de poseer una casa con su ducha, una habitación para mí y un armario grande con muchos vestidos de torear.

 

-Al final, lo logró.
-Sí, pero las siete primeras tardes que toreé en Madrid fue con ropa alquilada. Muchas veces le digo a los chavales: (Nosotros, que no sois nadie, tenéis hasta tres trajes, capotes, muletas, y vais a los toros en Mercedes».

 

-Qué diferencia con sus tiempos...
-Para mí fue dificilísimo labrarme un porvenir, pero tenía una afición desmedida. Nada de bailes ni juergas. No me aburrí, pero lo pasé muy mal, sin nadie que me ayudara. Recuerdo una tarde de 1955. Toreaba con Chamaco y se lidiaba un toro con una nube en un ojo. Me dijeron que si lo mataba yo, Pepe Camará me ponía en Barcelona. No lo dudé, lo maté y corté la única oreja. Me anunciaron en Barcelona, triunfé y toreé diecisiete novilladas en esa plaza. Aproveché mi oportunidad y me abrí camino.

 

-¿Su mejor faena?
-Hubo una muy buena a un garcigrande en Zaragoza, un martes y trece.

 

-¿Es supersticioso?
-Nada. Tampoco he sido de rezos.

 

-La afición aún rememora la Corrida del Montepío de Madrid en 1960.
-Iba a torear con Bienvenida y Murillo, pero ellos habían sufrido unos percances y la directiva decidió que torease solo. Corté siete orejas.

 

-La corrida duró siete cuartos de hora, algo prácticamente imposible en la actualidad.
-Ahora se pegan muchos pases; antes se daban veinte o veinticinco, se mataba y se cortaban las orejas. Y hoy se tiran media hora con la muleta, cuando la faena consiste en veinte muletazos bien dados. Y punto.

 

-Aseguran que tiene un aire a Domingo Ortega.
-Eso dicen. Me halaga mucho, porque fue un torero grandioso.

 

-Nueve Puertas Grandes avalan su trayectoria en Las Ventas. ¿Echa de menos un homenaje en Madrid?
-No soy yo muy amigo de homenajes.

 

-¿El toro hace justicia?
-No tanta como debería. A quien no tiene nadie que le ayude, le cuesta mucho trabajo salir a flote, pero el que es hijo de un torero, como los de Paquirri, lo tienen mucho más fácil, salen todos los días en televisión y están anunciados en todas partes. Aunque ser torero nunca es sencillo, es evidente que unos lo tienen más fácil que otros. Pero así es la vida.

 

GRACIAS, MAESTRO.
JULlÁN LÓPEZ «EL JULI»

Soy torero de la Escuela Taurina de Madrid. Y puedo decir también que soy un torero de Gregorio Sánchez, que ha sido todo para mi. Él confió ciegamente en mi cuando yo comenzaba a dar mis primeros pasos como torero y se volcó de lleno en mi carrera. Le estaré eternamente agradecido. Además de ser un figurón del toreo, es una persona extraordinaria, un hombre que ha respetado su profesión y que se ha entregado con enorme pasión en los ruedos y en la Escuela. Es un ejemplo para todos los que amamos la Fiesta.

 

 

Canales RSS

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U, Madrid, 2009.
Datos registrales: Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid,
Tomo 13.070, Libro 0, Folio 81, Sección 8, Hoja M-211112, Inscripción 1ª - C.I.F.: B-81998841.
Todos los derechos reservados. ABC Periódico Electrónico S.L.U. contiene información de Diario ABC. S.L.
Copyright © Diario ABC. S.L., Madrid, 2009.
Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.