reinaseuropa.gif (1424 bytes)

Matilde, la belga que reinará en Bélgica

.Felipe Leopoldo Luis María, Príncipe de Bélgica y Duque de Brabante ha sido uno de los solteros más recalcitrantes de las Casas Reales europeas reinantes hasta que finalmente contrajo matrimonio con Matilde d'Udekem d'Acoz el 4 de diciembre de 1999, cuando él contaba ya 39 años. Durante mucho tiempo se creyó que su tío el Rey Balduino preparaba al Príncipe Felipe para que pudiese ser su sucesor, saltándose al Príncipe de Lieja, el actual Rey Alberto II, padre de Felipe. Lo cierto es que a la repentina muerte del Rey de los Belgas en España, el 31 de julio de 1993, el heredero natural asumió el trono y Felipe recibió el tradicional título vinculado al heredero del trono belga, el Ducado de Brabante. El no ocupar el trono debió de facilitar mucho su búsqueda de esposa al tiempo que asumía el cargo de presidente de la Oficina Belga de Comercio Exterior, lo que le hace ser un embajador volante del empresariado belga.
La Princesa Matilde está llamada a ser la Primera Reina de los Belgas con esa nacionalidad desde su nacimiento. Las anteriores fueron de origen italiano, español, sueco, bávaro, austriaco y francés. Leopoldo III, padre del Rey Alberto, contrajo matrimonio con la belga Lilian Baels en 1941 a la muerte de la Reina Astrid, pero ésta nunca recibió el título de Reina.

María Teresa, cubana de raíz española

El Gran Duque Heredero de Luxermburgo es el Príncipe Guillermo, de 20 años de edad y sin compromiso matrimonial. En cambio, el matrimonio de sus padres, los Grandes Duques Enrique y María Teresa,próximos a la generación del Príncipe de Asturias, marcó un cambio en Luxemburgo.
Hasta entonces todos los soberanos había contraído matrimonio con Príncipes de sangre real. En cambio el Príncipe Enrique decidió casarse con una compañera de la Universidad a la que conoció mientras estudiaba su carrera en Suiza. María Teresa Mestre Batista era una cubana exiliada tras la revolución castrista, cuya familia de origen español se trasladó durante un tiempo a su casa solariega de Hoz de Anero, provincia de Santander, antes de asentarse en Suiza.
El anuncio del compromiso matrimonial de ambos, en el año 1980, produjo cierta polémica, pues pese a que las leyes dinásticas no ponían objeción a un posible matrimonio desigual, algunos miembros de la Familia Gran Ducal, lo creían un error. De hecho la abuela del novio, la Gran Duquesa Carlota, viuda del Príncipe Félix de Borbón-Parma, manifestó su desacuerdo.
En 2000 Enrique y María Teresa se convirtieron en Grandes Duques por abdicación del hasta entonces soberano, Juan, casado con la Princesa Josefina Carlota de Bélgica.

Mary Donaldson, una australiana en Dinamarca

.Federico, Príncipe Real de Dinamarca, está llamado a ser el Soberano de uno de los más viejos reinos de Europa, que se remonta al siglo X. Se convirtió en heredero del trono en 1974, con tres años de edad, a la muerte de su abuelo el Rey Federico IX. Su vida sentimental se ha contado entre las más agitadas de Europa y han sido varias las modelos y artistas a las que se le ha visto frecuentar. Finalmente, el pasado 8 de octubre se anunciaba en la Palacio de Fredensborg que el heredero se casaría el próximo 14 de mayo con la joven australiana Mary Donaldson, una licenciada en Ciencias Económicas que ejercía la abogacía en su país de origen. La relación entre ambos era pública desde meses atrás y no se había visto sometida a una especial presión por parte de los medios de comunicación. Se dice del Príncipe Federico que es más «Monpezat» que «Glücksburg». Es decir, que tiene más en común con el carácter de su padre, el Príncipe Enrique. Fue éste, al casarse con la Princesa Margarita el 10 de junio de 1967, quien rompió con la tradición dinástica de respetar el principio de igualdad de nacimiento en los matrimonio reales. Quienes no lo habían cumplido siempre habían renunciado a sus derechos. El único hermano del Heredero, el Príncipe Joaquín, está casado, desde el 18 de noviembre de 1995 con la hongkonesa Alexandra Christina Manley.

Máxima Zorreguieta: Un hábito heterodoxo

.Cuando Guillermo Alejandro, Príncipe de Orange, de los Países Bajos y de Orange-Nassau decidió contraer matrimonio el 2 de febrero de 2002 con la argentina Máxima Zorreguieta mantuvo una peculiar tradición que se había dado ya en los matrimonios de sus padres y abuelos: que la elección del consorte generase polémica. El señor Zorreguieta, padre de Máxima, había sido ministro de Agricultura durante la dictadura del general Videla. Eso pesó en algunos sectores «progresistas» más que los valores de la joven profesional que trabajaba en el sector bancario en Nueva York. Finalmente los Estados Generales de los Países Bajos aprobaron el matrimonio con un amplio respaldo.
Pero ya antes se había dado el mismo problema cuando la entonces Princesa Heredera Beatriz decidió casarse con un alemán, Claus de Amsberg. El motivo de la discusión en esa ocasión fue la nacionalidad del que se habría de convertir en Príncipe de los Países Bajos tres semanas antes de su matrimonio celebrado el 10 de marzo de 1966. Los dolorosos recuerdos de la ocupación alemana de Holanda durante la Segunda Guerra Mundial pesaban.
En el caso de la Reina Juliana, madre de la Reina Beatriz, la polémica que ha rodeado a su matrimonio no se generó con su boda con el Príncipe Bernardo de Lippe-Biesterfeld, en 1937. Pero muchos años más tarde, siendo ella Reina, a finales de la década de 1970 se desató el escándalo «Lockheed» sobre sobornos en la compra de aviones y en el cual se vio directamente implicado el Príncipe Bernardo.

Mette-Marit, la polémica

.El matrimonio en el año 2001 del Príncipe Haakon Magnus con Mette-Marit Tjessem Höiby ha sido el más polémico de los protagonizados por ningún heredero de una Casa Real reinante. Después de convivir durante varios meses en una apartamento, ambos anunciaron su intención de contraer matrimonio. Ella era una madre soltera, con un hijo de 5 años, fruto de una relación extramatrimonial con un hombre condenado por tráfico de drogas y otros delitos.
No obstante, el matrimonio contó con el claro respaldo de miembros de Casas Reales de toda Europa que asistieron a su boda celebrada en Oslo el 25 de agosto. El oficiante, el obispo de Oslo, Gunnar Stalsett, consideró un acierto la elección de la novia porque con ella la Familia Real se hacía más representativa del modelo familiar imperante en Noruega: «El 50 por ciento de los niños nacen ahora fuera del matrimonio y se crían en modelos familiares no tradicionales. Esto es algo que está institucionalizado y Mette-Marit ayuda a mostrarnos dónde nos encontramos en este momento».
Haakon Magnus está llamado a ser el cuarto miembro de su dinastía que reina en Noruega tras su bisabuelo el Rey Haakon VII, nacido Príncipe de Dinamarca, quien se casó con la Princesa Maud de Inglaterra; su abuelo Olaf V, casado con la Princesa Marta de Suecia y su Padre Harald V, el primero que contrajo matrimonio desigual al casarse con Sonja Haraldsen. Aparte de Haakon-Magnus sólo tiene derechos sucesorios su hermana Marta Luisa.

Sofía, princesa de Baviera

Alois Felipe María, Príncipe y en Liechtenstein, Conde de Rietberg, es el único de los herederos de las Casas Reinantes europeas que escogió casarse con una Princesa de sangre real: Sofía, Princesa de y Duquesa Baviera. De hecho, el Principado de Liechtenstein, que el Príncipe reinante Hans Adam, padre de Alois, gobierna como una propiedad privada, es modesto y su propio linaje palidece frente al de su nuera.
Sofía es hija de Max Emmanuel, Príncipe de Baviera y Duque en Baviera, título este último que le corresponde como heredero designado del jefe de la línea ducal, Luis Guillermo de Baviera. El padre de Sofía es el único hermano varón del Duque de Baviera, Francisco, jefe de esa secular Casa Real alemana. El Duque de Baviera —que ha sido el mayor terrateniente de España— es además el primogénito de la Casa de los Estuardo, que nunca han renunciado formalmente a su pretensión sobre el trono de Inglaterra del que fueron apartados por ser católicos. El Duque de Baviera, al borde de los 70 años, permanece soltero, por lo que sus derechos dinásticos sobre el trono inglés pasarán a su sobrina Sofía, llamada por ahora a reinar sólo sobre el minúsculo Liechtenstein. Los derechos sobre la Casa Real de Baviera no le corresponderán por subsistir en esa dinastía la ley sálica.
Alois y Sofía —que es un año mayor que su marido— se casaron en Vaduz el 3 de julio de 1993 y tienen tres hijos.

 
 

 

 

© 2004-2006  Diario ABC S.L.U. Reservados todos los derechos. Resolución óptima 800x600 px. Navegadores 4.0 o superiores.