Tres joyas y un libro de Larra

Por Beatriz Cortázar

MADRID. Una vez más se cambió la tradición. Si en las pedidas de mano de las Infantas Doña Elena y Doña Cristina el intercambio de regalos consistía en un reloj de marca suiza y un anillo de brillantes, ésta vez Letizia Ortiz ha preferido elegir unos gemelos de oro blanco y zafiro talla cabujon de la firma Suárez que ella misma compró en la citada joyería de Madrid el pasado martes mientras que Don Felipe sí ha optado por la clásica alianza de oro blanco y diamantes en talla baguette. Se trata de dos piezas exclusivas de diseño Suárez cuyo valor en el mercado rondaría las 250.000 pesetas (los gemelos) y 500.000 pesetas, la alianza, que además fue adquirida esta semana en la tienda de Suárez de Barcelona donde acudió el cuñado de Don Felipe, Iñaki Urdangarín, para encargar este regalo (esos días la Infanta Doña Cristina estaba con un problema estomacal). Los novios han elegido dos presentes que podrían llamarse normales, de diseños modernos y de precio medio.


Pero como Don Felipe y su prometida señalaron, aparte de estas dos joyas el Heredero de la Corona le entregó a su prometida una joya familiar, un collar de perlas y zafiros, mientras que la periodista señaló que la suya era una «joya literaria» al tratarse de una edición de 1852 de «El doncel de Don Enrique el Doliente», de Mariano José de Larra, un autor fundamental para cualquier periodista.

Minutos antes de que los novios accedieran al Patio de los Austrias del Palacio de El Pardo, residencia desde 1980 de los Jefes de Estado que visitan Madrid, los 350 periodistas que había en el interior fueron testigos de cómo se había organizado esta puesta en escena. Un doble escalón tapizado en moqueta roja serviría para que las familias se distribuyeran en la que iba a ser la primera fotografía oficial. Sobre la alfombra de sisal, una alfombra de la Real Fábrica. Al fondo, los maceteros con el escudo de las armas heráldicas del Rey y los bustos de diosas clásicas griegas que se instalaron en el reinado de Carlos III. Los tapices que adornan este Patio son de motivos florales (los de abajo) y escenas mitológicas (los de arriba). La luz natural entraba a raudales y el frío exterior no se notaba gracias también al acristalamiento del tejado que se realizó en los dos Patios de este Palacio hace ya diez años.

Escote chimenea

Minutos después de las doce y media fue cuando los novios accedieron al interior. Letizia Ortiz iba en el que ya es su estilo propio: traje pantalón en blanco y escote chimenea, el mismo que tantas veces ha lucido durante su trabajo como presentadora de informativos. La melena suelta, de nuevo unas dormilas como pendientes y su triple alianza de oro en el dedo central de la mano derecha. La novedad fue la alianza de pedida que mostró a los cámaras cuando, al describir la pieza, dijo «es de oro blanco y así...» mostrando a continuación el dedo. Mucho se había rumoreado del modelo que iba a elegir para esta ocasión. Se sabía que estos días ha estado eligiendo ropa en Adolfo Domínguez y en Armani. Al final, optó por un conjunto pantalón blanco del modista italiano que le realzaba la espalda pero le quedaba un poco holgado.

Desde luego la sencillez fue la nota nominante de la ceremonia. Si los regalos de pedida fueron discretos, las vestimentas de los familiares siguieron en esa línea. De «líneas limpias» y con cierto vuelo en la chaqueta la prometida de Don Felipe huye de las estridencias, de los avalorios, del exceso. Maquillada con suaves sombras grises en los párpados y apenas un brillo labial, su rostro daba un aspecto muy natural. Iba calzada con un zapato salón de raso negro con tacón de diez centímetros y escote en uve.
El traje de chaqueta fue la prenda elegida por casi todas las asistentes. Doña Sofía llevó uno en tonos rosas y malvas y con un vistoso broche de estilo mameluco veneciano. Doña Elena fue en grisis con toques plateados y su clásica trenza. Doña Cristina, en negro riguroso mientras que la Infanta Doña Pilar se decantaba por el gris perla y una camisa de volante y la princesa Irene de Grecia por el largo y un conjunto en verde oliva. También muy sencillas fueron María Zurita con un jersey de cuello cisne y chaqueta, así como Simoneta Gómez-Acebo, con pantalón y levita y la Duquesa de Soria, muy propia con un sastre en grises.

Anécdotas con el Rey

En cuanto a la familia de Letizia Ortiz, su padre, el periodista Jesús Ortiz, ahora sin barba, escogió un traje oscuro que alegró con una corbata azul añil. Entró y salió del Patio con su ex mujer, Paloma Rocasolano, que al igual que su hija optó por el pantalón. En todo momento se les vió muy emocionados, nerviosos —era la primera vez que posaban en público— y cariñosos entre ellos. Salieron cogidos por la cintura. Lógicamente, para ellos, ver a su hija como ayer la vieron debe ser una sensación muy fuerte, algo que seguramente jamás hubieran imaginado y que hoy es una realidad.  Mujer discreta en el vestir Paloma Rocasolano fue fiel a su estilo y prefirió mostrarse natural. Con un pantalón negro y una chaqueta de cremallera en beige sobre jersey negro, posó junto a Don Juan Carlos quien «le echó un capote» al llegar al estrado con el fin de hacer el momento menos impactante. El Rey protagonizó la anécdota del día cuando llegó al Patio con Doña Sofía y los novios seguían hablando con los periodistas quedándose ellos en un segundo plano. Tras unos minutos Don Juan Carlos, siempre sonriente, preguntó a Juan González Cebrián cuánto más tenían que esperar. Acto seguido Cebrián se acercó a la pareja para dar por concluidas las preguntas.

Ausencia de los abuelos

La ausencia de los abuelos de la novia se justificó, según fuentes del Palacio de la Zarzuela, con el argumento de que «son mayores para el viaje». Por parte de la novia acudieron sus dos hermanas, Telma y Erica, su cuñado Antonio Vigo, y sus primos, David y Patricia Rocasolano.
Por cierto, según señaló ayer el director general de RTVE, José Antonio Sánchez, Letizia Ortiz disfruta de unos días de permiso que tenía en su trabajo ya que su futuro profesional está pendiente de definir.

<<

 

 

© 2004-2006  Diario ABC S.L.U. Reservados todos los derechos. Resolución óptima 800x600 px. Navegadores 4.0 o superiores.