Las infinitas sombras del asesinato de Pasolini
Un policía destapa el cuerpo sin vida de Pier Paolo Pasolini - AP

Las infinitas sombras del asesinato de Pasolini

¿Fueron uno o varios los autores? ¿Crimen pasional o político? ¿Fue un crimen de Estado? Casi cuatro décadas después, la muerte del director de cine jamás se ha aclarado

ISRAEL VIANA
MADRID Actualizado:

La noche del sábado 2 de noviembre de 1975, el director de cine Pier Paolo Pasolini se dirigió en su automóvil a los alrededores de la estación Termini de Roma, en busca de compañía. «El escritor convidó a dar un paseo en el coche a un golfillo de diecisiete años – contaba ABC en referencia al joven Pino Pelosi, único condenado hasta el momento– quien, al ver ese Alfa Romeo de lujo, fuera de serie, aceptó deslumbrado por esos níqueles brillantes, reconociendo en quien le convidaba al famoso escritor y director cinematográfico». Pocas horas después, el cadáver de Pasolini aparecía con el rostro desfigurado y el cuerpo destrozado en el balneario popular de Ostia, cerca de Roma, a causa de, según la versión oficial, los bastonazos recibidos por el joven y después de haber sido arrollado por su propio coche.

ABC
ABC

Las circunstancias de aquel crimen siguen sin aclararse por completo 38 años después. ¿Fueron uno o varios los autores? ¿Fue un crimen pasional o político? ¿Estuvo relacionado con las investigaciones que realizaba Pasolini para su último libro? ¿Pudo ser un crimen de Estado? Demasiadas incógnitas para un caso que se ha abierto y cerrado en numerosas ocasiones.

La última, en abril de 2010, después de que un senador del partido de Silvio Berlusconi condenado por asociación mafiosa, Marcello Dell´Utri, declarara públicamente poseer el capítulo perdido de «Petróleo», el libro póstumo en el que Pasolini estaba investigando sobre algunos asesinatos cometidos en la década de los 70. Según muchos expertos, los datos de este capítulo conducirían hasta los verdaderos asesinos. Así lo dejó entrever Dell´Utri antes de de ser interrogado, quien, a pesar de no dar detalles del texto, sí señaló que sorprendería a todo el mundo, ya que daba detalles de la muerte de Enrico Mattei, presidente de la petrolera Eni, en un misterioso accidente aéreo en 1962.

«Gritaba mientras le masacraban»

La versión oficial aseguraba que el director se enzarzó en una pelea con Pelosi cuando éste se negó mantener relaciones sexuales con él y que, tras amenazarle con un bastón, fue el quién terminó apaleado y atropellado por el chapero. Sin embargo, pronto esta hipótesis comenzó a ser puesta en duda.

ABC
ABC

ABC contó lo sucedido así: «El escritor convida al jovencito a pasear bajo la Luna. Quizá también lo convida a otras cosas. El muchachito, en principio, aceptó las proposiciones del extraño Pasolini, pero luego riñeron. Quizá el joven delincuente pidió una cantidad crecida por adelantado. O haya pretendido robarle la cartera. El hecho es que el muchacho recibió un bastonazo en la cabeza, pues tiene allí una herida. Quizá el golfillo le arrebatase el bastón a Pasolini y con él le golpease en el cráneo».

A día de hoy, poca gente cree que el único implicado en la muerte del cineasta sea el entonces joven de 17 años. Algunos incluso han querido ver en el homicidio de Pasolino la sombra del Estado italiano. El mismo Pelosi, que pasó siete años en prisión, confesó en un programa de televisión («Sombras sobre el misterio»), en 2005, que él no era culpable.

Declaró que, tras haber practicado sexo oral con el director, se apeó del coche «para orinar» y, en ese momento, aparecieron tres desconocidos que, tras agredirle a él, «sacaron al señor Pasolini del coche y empezaron a golpearle con una violencia inaudita». «El pobre gritaba mientras le masacraban», añadió Pelosi, quién, tras desaparecer los agresores, contó que tomó el coche del cineasta y pasó involuntariamente por encima de su cuerpo.

«¡No me dejéis solo!»

Algunos testimonio de la época recogidos por periodistas amigos, como Oriana Fallaci, afirmaron haber visto a dos hombres alejándose en moto y dejando a Pasolini en el suelo y a Pelosi gritando «¡no me dejéis solo!».

abc
abc

No han dejado de aparecer nuevas teorías a lo largo de estas décadas, siendo la de la versión oficial la que ya nadie parece creerse. Hace un año, Guiseppe Lo Bianco y Sandra Rizza publicaban un libro, «Profundo Negro», en el que conectaban el asesinato del cineasta con el del periodista Mauro de Mauro, justo las dos personas que investigaban la extraña muerte de Mattei en 1970. Y mientras, el también cineasta y amigo de Pasolini, Sergio Citti, aseguró que aquella misma noche había recibido una invitación para ir a recoger los negativos del rodaje de «Saló o los 120 días de Sodoma», robados recientemente por grupos de extrema derecha.

El asesinato de Pasolini conmovió al mundo en 1975 y lo sigue haciendo casi cuatro décadas después. Como cualquiera de los escándalos que rodearon su vida: «Escandalizar es un derecho, como ser escandalizados es un placer», dijo el director de «Las mil y un noches» en su última entrevista.