La violación a la hija de Don Julio hizo avanzar la conquista musulmana

El gobernador se vengó de Don Rodrigo, el último rey visigodo.

Actualizado:

«Florinda perdió su flor, el rey padeció castigo», canta el Romancero Español. El ultraje del último rey godo, Don Rodrigo a la hija de Don Julián facilitó la invasión árabe. El noble conocido como Urbano o Don Julián ejercía como gobernador en el estrecho, desde Ceuta a Algeciras. Defendió Ceuta numerosas veces de los musulmanes.

El gobernador decidió enviar a su hija Florinda, La Cava, a educarse en la corte goda, donde se guisó el ultraje. En una ocasión, Florinda decidió darse un baño en los jardines de su residencia, sin percatarse de que Don Rodrigo la observaba. Desde este momento, el rey comenzó a acosar a la joven hasta que consiguió lo que quería, forzándola a mantener relaciones sexuales.

Florinda escribió entonces a su padre, quien abandonó la defensa, facilitando la entrada musulmana, que derrotaron a Don Rodrigo en la batalla del río Guadalete.