Las teorías sobre el desconocido origen del amigo invisible

Desde una reunión secreta de mujeres comprometidas hasta un millonario generoso, exiten teorías para todos los gustos

Actualizado:

La Navidad, para bien o para mal, no sería lo mismo sin los regalos. Si entre familia lo más habitual es reservarse para los días de Navidad y de Reyes Magos, en el caso de los amigos y los compañeros de trabajo lo más habitual es celebrar el amigo invisible. Una tradición cuyo origen a día de hoy no está nada claro. Pero que, sin duda, ha llegado a España para quedarse. Y es que, ¿quién no ha participado todavía en este juego/tradición?

Mujeres y hombres de negocios

Hay quien cree que fue celebrado por primera vez en Hispanoamérica. En concreto en la Venezuela del siglo XIX. Por entonces, las mujeres que estaban comprometidas no tenían permitido tener amigos varones. Sin embargo, decidieron saltarse esta norma social reuniéndose en secreto con hombres para intercambiar regalos. Según parece, en estas citas los asistentes extraían un papelito con el nombre de la persona a la que debían realizar el regalo.

Otra teoría señala Estados Unidos como el lugar en el que surgió esta tradición. Según esta, fue el filántropo Larry Dean Stewart (fallecido en 2007) quien dio forma a la celebración. Hombre de negocios de Kansas, según parece perdió varias veces el trabajo en Navidad. Sin embargo, acabaría triunfando en el mundo de los negocios y haciéndose millonario.

Desde entonces cada vez que llegaba la Navidad enviaba dinero de forma anónima a personas que lo necesitaban. No reveló su identidad hasta que supo que estaba muriendo de cáncer. Según afirmó en su biografía, «Santa’s Secret: A Story of Hope», llegó a repartir más de un millón de dólares.

Europa

Y desde América pegamos el salto al norte de Europa. Y es que en los países nórdicos existe una tradición llamada «Julklapp» que guarda importantes semejanzas con este juego. Este consiste en llamar a una puerta para después colocar unos regalos en el interior de una casa. Se trata de una especie de homenaje a los ayudantes de Papá Noel.

Estos serían identificados como una suerte de «amigos invisibles», que año tras año ayudan a su jefe a llevar la Navidad a los hogares de todo el mundo. Según este juego nórdico, cada paqueteva acompañado de un acertijo que sirve para averiguar quien ha sido el encargado de hacer el obsequio.