Semion Rosenfeld (izda) el último superviviente de Sobibor, junto a Alexander Pechersky en una imagen de archivo
Semion Rosenfeld (izda) el último superviviente de Sobibor, junto a Alexander Pechersky en una imagen de archivo - Yad Vashem Holocaust Remembrance Centre/ Afp

Segunda Guerra MundialMuere el último superviviente del campo de exterminio de Sobibor que burló a los nazis en 1943

Semion Rosenfeld, que participó en la famosa fuga del centro de concentración en suelo polaco, ha fallecido a los 96 años en Israel

M.A. /Agencias
MadridActualizado:

Apenas tenía 21 años cuando Semion Rosenfeld escapó del horror. «No tenía miedo, no tenía tiempo para pensarlo, quería sobrevivir», diría tiempo después de convertirse en uno de los héroes de la célebre fuga del campo de exterminio de Sobibor, en la Polonia ocupada. Y sobrevivió. A la Segunda Guerra Mundial y al resto de los casi 300 presos que lograron burlar a los nazis en 1943. Rosenfeld, el último testigo de Sobibor, falleció este lunes en Israel a los 96 años.

«Lamentamos la desaparición de Semion Rosenfeld, participante de la revuelta de Sobibor quien, en el horror del Holocausto, se convirtió en un héroe a su pesar», ha indicado en un comunicado Isaac Herzog, presidente de la Agencia judía, que tiene como misión ayudar a la migración de judíos a Israel.

Rosenfeld era considerado el último superviviente del campo de concentración de Sobibor, donde fueron exterminados 250.000 judíos entre abril de 1942 y octubre de 1943.

Nacido en Ucrania en 1922, se unió al Ejército Rojo en 1940 para luchar contra los nazis y fue capturado y tomado como prisionero de guerra en 1941. Enviado en un primer momento a un campo de trabajos forzados en Minsk (Bielorusia) junto a otros presos judíos, fue trasladado en 1943 al campo de exterminio en suelo polaco.

Muro en recuerdo de las víctimas del campo de exterminio de Sobibor
Muro en recuerdo de las víctimas del campo de exterminio de Sobibor - Wikipedia

Rosenfeld contaría años después a los medios israelíes cómo toda su familia fue asesinada por los nazis, pero él logró salvarse. Relató cómo mintió a los oficiales de Sobibor haciéndose pasar por carpintero y recordó que un oficial, a quien le preguntó qué había sido de sus compañeros que llegaron al campo al mismo tiempo que él, le señaló la chimenea humeante del crematorio que hacía desaparecer a las víctimas de la cámara de gas.

El horror de esas cámaras y los gritos y sollozos de las mujeres y los niños antes de morir que llegaron a oídos de Alexander Pecherski nada más entrar en Sobibor en septiembre de 1943 habían convencido a este militar judío del Ejército soviético de que la única posibilidad de sobrevivir era organizando una fuga masiva.

Días antes de llevarla a cabo, Pecherski le preguntó a Rosenfeld si podía matar a alguien con un hacha. «Dije que solo si era un nazi», le contestó. Todo estaba dicho.

La fuga más famosa de la II Guerra Mundial

El 14 de octubre de 1943, a los 20 días de su llegada a Sobibor, Rosenfeld se convertía en uno de los protagonistas en 1943 de la mayor fuga y la más exitosa de la Segunda Guerra Mundial.

La hazaña se retrata en la película « Sobibor», protagonizada y dirigida por Konstantin Jabenski, el actor ruso más reconocido de los últimos años, con Christopher Lambert en el papel de jefe del campo y que ha sido exhibida este año en el Festival de Cannes fuera de concurso.

Pecherski logró que le secundaran casi todos los presos de Sobibor e ideó un plan que consistía en matar con herramientas y cuchillos a los oficiales en los talleres, hacerse con las armas y atacar a los vigilantes. En menos de dos horas, mataron a 11 oficiales de las SS y a varios guardias.

Casi 300 prisioneros lograron escapar del campo rompiendo el alambre de púas, aunque unos 80 presos murieron en la fuga y 180 fueron después capturados y fusilados. Otros 130 que no apoyaron la huida tamién fueron fusilados al día siguiente. Los nazis demolieron después Sobibor para borrar todos los rastros.

Tan solo 53 presos lograron ver el fin de la guerra el 9 de mayo de 1945, entre ellos Rosenfeld que, junto a un pequeño grupo, logró sobrevivir en un bosque durante meses sin ser atrapado y participó después en la toma de Berlín por las tropas soviéticas.

Tras la guerra regresó a Ucrania y en 1990 emigró a Israel con varios familiares.

«Los últimos testigos desaparecen, la responsabilidad de contar sus actos heroicos nos incumbe», ha señalado en un comunicado el presidente de Yad Vashem, Avner Shalev.

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu mostró sus condolencias a la familia, según el canal Kan. «Rosenfeld luchó en el Ejército Rojo, fue tomado prisionero por los nazis, logró huir del campo de la muerte y continuó luchando contra el nazismo. Que su memoria sea bendecida», dijo.

Semion Rosenfeld será enterrado este martes en Bnei Ayish, según medios israelíes. Deja dos hijos y cinco nietos.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística israelí publicados en 2017, 212.300 residentes en Israel fueron sobrevivientes del Holocausto, de una población de 8,7 millones de personas.