Así logró Hernán Cortés derrumbar al imperio más brutal que ha conocido América

Con sus luces y sus sombras, el extremeño fue una figura inesperada y de gran inteligencia política, que aprovechó en beneficio español el odio creciente entre las tribus locales hacia la dominación azteca

MadridActualizado:

Tan solo los habitantes de un barrio de Tenochtitlán –la imponente capital de los aztecas– se habrían bastado para aplastar a Hernán Cortés y a sus 500 hombres cuando acudieron al encuentro del Emperador Moctezuma el 8 de noviembre de 1519. ¿Cómo derrumbó un grupo de barbudos hambrientos al imperio más violento que había conocido América? ¿Cuál era el secreto del capitán extremeño? Cortés, un hidalgo empobrecido de Medellín, se dio cuenta pronto de que podía usar en beneficio español el odio de los pueblos dominados por los aztecas. Su avance hacia la capital azteca se convirtió en una búsqueda de tesoros y, al mismo tiempo, en una revolución tribal contra el poder establecido.

Lejos de la imagen pretendida por la Leyenda Negra, Cortés exhibió una enorme inteligencia política y un impresionante verbo durante su conquista. Moctezuma quedó encandilado por la figura del español en una mezcla de síndrome de Estocolmo y de extraña amistad hacia el hombre que pretendía derribar su imperio. Aquello le costaría caro…