La leyenda de «la chica del pelo rojo» que atemorizó a los nazis

Durante la invasión nazi de Holanda, tres jóvenes seducían a los germanos, se iban a dar un «paseo» y acababan con ellos por sorpresa

Actualizado:

¿Había en realidad para tanto? Lo cierto es que sí. Pero no solo por la «chica del pelo rojo» (cuyo nombre verdadero era Hannie Schaft), sino también por las dos lugartenientes con las que contaba esta guerrillera: Freddie y Truus Oversteegen. Las tres formaban una suerte de comando especial que dependía del Raad van Verzet (RVV, la cúpula de la Resistencia holandesa) con un curioso cometido: seducir a soldados nazis en bares y cafés para acabar con su vida en cuanto se hallaran en un lugar apartado.