Don Juan Carlos y el nacimiento olvidado
El Rey Don Juan Carlos poco después de nacer, en 1938

Don Juan Carlos y el nacimiento olvidado

I. V. | MADRID
Actualizado:

«La princesa Doña María de las Mercedes da a luz, con toda felicidad, un hermoso varón», titulaba el ABC de Sevilla un pequeño suelto de la página 13, donde la información, apenas testimonial, tan sólo ocupaba tres pequeños párrafos. Aquel «hermoso varón» no era otro que el Rey Don Juan Carlos, que hoy cumple 72 años. Y es que los nacimientos en la Familia Real española no siempre han tenido el eco y el desbordamiento mediático que tuvo, por ejemplo, el de la Infanta Leonor el 31 de octubre de 2005.

Era 5 de enero de 1938 y España se desangraba en una guerra civil que acabó con la vida de más 200.000 personas. Una cifra importante si tenemos en cuenta que, por entonces, la población total superaba vagamente los 23 millones de habitantes.

El nacimiento del monarca se produjo, inevitablemente, en circunstancias muy amargas. Los padres de Juan Carlos, Don Juan de Borbón y Doña María, vivían exiliados en Roma, en un piso modesto de la «Viale Parioli», cerca de la plaza Ungheria: «Una casa simple, escueta, sobriedad de españoles fuera de España», escribió el corresponsal de la edición sevillana de ABC, César González-Ruano.

El ABC de Madrid, que seguía requisado por el Gobierno de la República –como bien rezaba en el encabezado de la portada: « Diario republicano de izquierdas» –, no dio noticia alguna del nacimiento del futuro rey de España. Fue gracias al ABC de Sevilla, controlado por un bando nacional que avanzaba con Franco inexorablemente hacia el norte, por el que pudieron enterarse los españoles del nacimiento del heredero del Príncipe de Asturias.

No encontró esta notica, sin embargo, hueco en la portada, que se ocupaba de la nieve caída en el frente: «La belleza incomparable del paisaje nevado es visión de angustia cuando pensamos en quienes soportan los rigores del frío por defender España», se leía debajo de una impresionante imagen de una trinchera cubierta de blanco. Ni la guerra, que andaba sumida en la terrible batalla de Teruel, ni las nuevas autoridades militares estaban para dar noticias de la Dinastía exiliada.

La crónica de ABC

Así de escueta era la reseña publicada en ABC sobre la buena nueva, situada entre una noticia sobre «el patrimonio nacional enajenado por los rojos» y una « efemérides de la tragedia», en referencia a lo que había ocurrido otros 6 de enero en la España republicana: «En Roma ha dado a luz con toda felicidad un hijo varón la princesa doña María de las Mercedes de Borbón y Orleans, esposa de don Juan de Borbón. Los augustos señores tenían una sola hija, la infanta María del Pilar. Al conocerse la grata nueva en nuestra ciudad, fueron muchas las personas que se trasladaron al hotel donde se encuentran los egregios abuelos del recién nacido, don carlos y doña Luisa, para felicitarles. ABC se une de todo corazón a estos leales sentimientos por el Fausto natalicio».

No ocurrió lo mismo con su bautizo, 18 días después, donde el ABC de Sevilla –el de Madrid, obviamente, tampoco hizo alusión– daba una fotografía en portada de su madre, anunciando la ceremonia que se iba a celebrar en Roma ese mismo día: «Apadrinarán al augusto niño su abuela paterna Doña Victoria Eugenia de Battenberg, y su abuelo materno, Don Carlos de Borbón, imponiéndosele los nombre de Juan Carlos». La crónica, firmada por González-Ruano, no aparecerá hasta el 2 de febrero, en la página 11, ocupando casi toda la página: «Bautizo de Su Alteza Real Don Juan Alfonso Carlos».

La crónica del nacimiento de su padre, Don Juan de Borbón, fue algo más amplia y se publicó el mismo día 20 de junio de 1913. Se dio a dos columnas, con un antetítulo que rezaba «La Corte en La Granja» y un título de lo más telegráfico: « Nacimiento de un Infante». Nadie pensó en aquel momento que sobre ese niño, «Juanito», recaerían en 1941, a la muerte de Alfonso XIII, todos los deberes y derechos de la Corona española. Ni que ese nombre, «Juanito» sería también con el que siempre se conocería en familia al hijo de ese niño: el Rey Don Juan Carlos.