Habas y cebada, el principal alimento de los gladiadores romanos

Silvia Moreno, Doctora en Ciencias de la Alimentación por la UAM (CIAL-CSIC/UAM), analiza en ABC las ventajas del régimen de estos luchadores

Actualizado:

Una vez que entraban a formar parte del «ludus» (la escuela de entrenamiento de gladiadores) los nuevos luchadores debían, entre otras tantas cosas, seguir una dieta que había sido perfeccionada por el médico a su cargo. Esta se basaba en habas, trigo y cebada (y no en carne, como han mostrado las películas a lo largo de las décadas). El resultado era un régimen prácticamente vegetariano que, atendiendo a la región en la que se ubicara el centro de instrucción (cerca o no del mar), podía completarse también con pescado o marisco. Con todo, que los pilares básicos fueran estos tres alimentos no implica que el resto se desecharan. Ni mucho menos. Pero si se tomaban en mucha menor cantidad.